Skip to main content
artículosComunicacion

¿Cómo Evitar Que Te Manipulen? Ejemplos, Claves y Ejercicios

By 28/03/2021No Comments

¿Tú también quieres saber cómo evitar que te manipulen verdad?😳

Estamos seguros de que entre tu familia, amigos, vecinos y compañeros de trabajo conoces a varias personas que entrarían en el perfil de persona manipuladora.

Puedes creer que es un comentario alarmista, puedes pensar que tu primo Pedro no es un manipulador (pedimos perdón a tu primo si es que se llama Pedro, y por favor no le mires mal a partir de ahora), o puede que no estés seguro.

Nos alegra que hayas clicado en este artículo porque después de leerlo (y algo de práctica, claro) vas a ser un hacha detectando a manipuladores, personas que usan sus estrategias, y sobre todo, cómo evitar que te vuelvan a manipular.

Combatir la manipulación no es una tarea fácil, y estoy seguro de que hallarás muchos baches en el camino.

Suele significar salir de nuestra zona de confort y cambiar actitudes a las que nos hemos acostumbrado (en casa, en el trabajo, con amigos…)

Eso sí, los beneficios que vamos a conseguir no se comparan a los que ya teníamos: Esa libertad de hacer aquello con lo que estés a gusto, no sentir esa ansiedad por estar haciendo algo que no quieres, la congruencia con uno mismo es, entre otras, la vía para conseguir un equilibrio emocional.

 

1. ¿CÓMO ES UNA PERSONA MANIPULADORA?

No hay dos personas iguales, de la misma forma que no hay dos manipuladores iguales. Sin embargo, todos ellos comparten características como estas para conseguir salirse con la suya:

Irresponsable afectivo

Alguien que huye de sus responsabilidades o no asume las consecuencias de sus actos.

Entre otras cosas, considera que aprovecharse de las debilidades de otra persona no es malo, y en caso de que la otra persona salga lastimada, no tendrá remordimientos.

Muy buenos encontrando puntos débiles

Tener la capacidad de encontrar las flaquezas de los demás es una herramienta que denota inteligencia emocional.

En malas manos, como pueden ser las de un manipulador, las consecuencias pueden ser desastrosas. Utilizarán todo lo que sepan que te duele a su favor sin tener piedad.

«Maquiavelismo»

Con esa frase de “el fin justifica los medios” podemos empezar a entender este rasgo.

Suelen poner a la gente en situaciones que les beneficie (sin preocuparse por cómo pueden afectar a la otra persona).

¿Te has sentido utilizado/a alguna vez? ¿Conoces a alguien que encaje con las descripciones que hemos dado hasta ahora?

Hay niveles que van desde “A mí qué más me da lo que le pase a esta persona” hasta “Las personas cumplen un fin, nada más”.

¿Qué pasa si alguien ve a las personas de esta última forma?

Falta de empatía

Pensar solo en uno mismo y no en los demás lleva a que no nos preocupemos por la gente que nos rodea.

Esta es una faceta del egocentrismo y que puede dañar la relación de la persona con los demás, sin embargo, no suele preocuparles.

Al fin y al cabo, su única preocupación es por sí mismos y antepone sus necesidades e intereses a los de cualquier otro.

2. ¿CÓMO MANIPULAN?

Ya hemos visto algunos de los instrumentos o características más populares de los manipuladores.

Esto seguro que nos será útil para identificarlos, peeero, también utilizan una serie de técnicas  para dominar y mantener bajo su control a otras personas.

Infundiendo miedo

El miedo ha sido una herramienta clave en nuestra supervivencia y hoy en día sigue siendo utilizado para manipularnos (¿no te has quedado intranquilo después de ver algún anuncio de alarmas?).

Los manipuladores, se aprovechan de ese miedo, lo exageran, incluso amenazan con hacer realidad esos miedos con frases como “ya verás cómo te arrepientes si me haces esto”.

Pueden aprovechar el miedo al abandono del otro, recurrir a la venganza o a la sensación de indefensión con tal de mantener bajo su poder a la otra persona.

Luz de gas (Gaslight)

Es una forma de manipulación psicológica, es difícil de detectar ya que se da de menos a más y muy poco a poco.

Consiste en alterar la realidad de la otra persona, haciéndole creer que eventos del pasado no ocurrieron (o de forma distinta), negando haber dicho o hecho cosas que sí han hecho y quitarle importancia a los sentimientos del otro.

Ejemplos de luz de gas serían: “Lo estás recordando mal, no ocurrió así (da la versión que más le conviene de una historia)”, “Estás exagerando, tampoco era para tanto”, “Siempre te tiene que estar pasando algo, eres demasiado emocional”.

Cuanto más usa esta técnica, menos confía la otra persona en sí misma y su memoria, dependiendo de la del manipulador.

Esto le hace pedir disculpas constantemente y a ocultar a otros lo que hace la persona manipuladora para evitar tener que justificar sus acciones.

Hay que tener en cuenta que este tipo de manipulación no siempre se hace de forma consciente.

Algunas personas han crecido viendo esta forma de actuar como ejemplo (por padres, familiares, amigos…) y la han interiorizado.

Para evitar que esto se extienda hace falta enseñar tanto a quienes lo llevan a cabo, como los que lo sufren que no es una práctica aceptable.

Generando culpa

Así como el miedo, la culpa es capaz de impulsar a una persona a cambiar su comportamiento.

A sabiendas de esto, la persona manipuladora intentará hacer que el otro se sienta culpable con el fin de que modifique su comportamiento.

Para conseguirlo, suelen hacerle creer al otro que necesitan su ayuda.

Estas personas se inventan unas necesidades para las que el otro sea la solución, por lo que si no le ayudan, genera una sensación de culpa en ella.

Actitud protectora

De forma sutil, una persona puede mostrarse como “el protector”.

Poco a poco irá tomando un mayor control y mostrará ciertas actitudes posesivas o incluso evitar que la otra persona deje de hacer ciertas cosas (salir de casa sola, quedar con X personas, ir a X zonas de la ciudad [todo ello con la excusa de evitar que se ponga en peligro]).

Con todo esto, el “protector” consigue que el otro se adapte a sus deseos, tomando el control de su vida.

Castigo

Recurrir a la violencia física por parte de un manipulador es muy arriesgado, por lo que suelen optar por la violencia psicológica.

Cuando la persona a la que intenta manipular no accede a sus exigencias, la castiga.

Dicho castigo puede darse de múltiples maneras, desde humillación verbal “¿Si no puedes hacer ni siquiera eso por mi, para qué vales?”, sarcasmo “Ya veo lo que te importo…”, o incluso un tratamiento silencioso (hacer como que la otra persona no existe, ignorarla por completo) . 

3. TIPOS DE PERSONAS MANIPULADORAS

Hemos visto algunas de las herramientas y técnicas  básicas que nos ayudarán a identificar posibles manipuladores, bien porque las vayan a utilizar contra nosotros o porque las hemos visto aplicadas en personas de nuestro entorno.

Como siempre utilizan las mismas técnicas, es posible trazar un perfil de cada tipo de manipulador ya que no existe solo uno:

Falsas víctimas

Aparentar debilidad, o que necesitan de tu ayuda (en resumen, dar lástima) es el cebo del que se valen las falsas víctimas.

Su objetivo es despertar nuestra memoria emocional, ya que ésta suele ser más intensa cuando se trata de los demás (eso de “tratar a los demás como te gustaría ser tratado” algunas personas lo llevan en la sangre).

Dándose algunos casos en los que la otra persona sigue actuando de manera servicial aunque intuya que está siendo manipulada.

Buscadores de atención

¿Y si te digo que la señora chismosa de tu barrio es una buscadora de atención? Esto no significa que sea manipuladora.

Una persona que busca la atención de los demás es manipuladora cuando esa atención se consigue mintiendo, exagerando o generando discusiones entre personas.

Dentro de esta clase de manipuladores encontramos a personas con rasgos narcisistas.

Les gusta tanto tener la atención de los demás que son capaces de cualquier cosa para conseguirlo. Si no lo logran, pueden producirse enfados, rabietas o explosiones de ira. 

Se llegan a dar algunos casos de historias tan descabelladas que la otra persona puede pensar “es imposible que se lo esté inventando”, siendo algunos ejemplos, la muerte de una mascota o ser querido.

Autoridades en la materia

El manipulador no tiene por qué ser un Nobel en astrofísica para debatir con nosotros y situarse por encima de los demás.

Buscan demostrar que saben más que nosotros sobre un tema concreto y que los demás no están capacitados para contradecir, poniéndose así al mando y teniendo la última palabra.

Al final, el objetivo sigue siendo engañar a los demás para que hagan lo que él quiere.

Manipuladores de cámara de eco

Cuando nos relacionamos con personas de ideas o formas de ver el mundo similar a las nuestras, podemos caer en una cámara de eco.

Si entre nuestros amigos, familia y compañeros de trabajo con los que nos relacionamos escuchamos siempre los mismos argumentos, es normal pensar que ese es el pensamiento mayoritario.

Eso es una cámara de eco, pensar que nuestra forma de ver el mundo es la más correcta y universalmente aceptada.

Estas cámaras de eco pueden formarse alrededor de una figura importante (el jefe de una empresa, el líder del grupo de iguales, el padre / madre de familia…) y funciona de la misma forma: estar de acuerdo con lo que dice la figura de autoridad y no contradecirla, motivando a los demás a seguirla.

Algunos manipuladores lo hacen para ganarse el favor de esta persona.

El problema está en que la figura de autoridad, al pedir consejo u opinión no está recibiendo una auténtica respuesta, solo lo que quiere oír, que puede afectar a su toma de decisiones.

«Desprestigiadores»

Hemos visto cómo los manipuladores de la cámara de eco y autoridad en la materia se valen de la autoridad, sin embargo, los “desprestigiadores” hacen lo contrario: dañar la posición de alguien como forma de quitarse a la competencia.

¿Cómo lo hacen? Llevando la contraria o hablando mal de la otra persona a sus espaldas.

La idea es poner a todo el entorno del otro en su contra, sin actuar directamente sobre ella.

Manipuladores de falso premio

Si sois seguidores del refranero español os sonará la frase “prometer hasta meter, y una vez metido, nada de lo prometido”.

Creo que resume muy bien el comportamiento de este tipo de manipuladores, que ofrecen una jugosa recompensa a largo plazo a cambio de que la otra persona siga uno o varios objetivos.

El problema está en que cuando el manipulador ya ha conseguido lo que quería, se esfuma, abandonando a la otra persona y sin dar la recompensa que había prometido.

Es una táctica utilizada para una tarea concreta y la recompensa suele ser un objeto concreto.

Aduladores

A base de elogios, buenos gestos y palabras bonitas, buscan que la persona a la que quieren manipular se sienta en deuda con ellos y así hagan lo que el manipulador le diga.

Así como con las falsas víctimas, algunos pueden caer en su trampa a pesar de ser conscientes de que están siendo manipulados.

Trileros argumentativos 

Sabemos que eso no es un trilero… Pero nos sirve de ejemplo.

Se dan muchos tipos de manipuladores, y cada uno de ellos tiene una serie de herramientas más desarrolladas.

Ejemplos del «trilero argumentativo» abundan en la política, y el más reciente ha sido el caso de un político gritando en el congreso, interrumpiendo la pregunta de otro diputado.

Luego, por miedo a las represalias ha publicado en redes sociales un discurso distinto, alegando que no se refería a las víctimas a quienes ha intentado ayudar desde su cargo. 

¿Qué vemos aquí?

Un discurso que ha salido mal y que, pasado el tiempo, ha querido manipular para que se entienda de forma distinta.

¡¡OJO!! 

Esta persona ha utilizado una estrategia común entre manipuladores para minimizar la crítica y el daño de la opinión pública.

Busca jugar con las distracciones y la memoria de la audiencia, manipulando a posteriori el desarrollo de la situación.

4. LAS DEBILIDADES DE UNA PERSONA MANIPULADORA

Además de las herramientas y técnicas que utilizan pueden también presentar varias debilidades en común, aunque estarán más o menos acentuadas dependiendo del perfil.

Falta de madurez

Si nos fijamos, se comportan como niños (a menos que obtengan lo que quieren, van a entrar en una rabieta, haciendo daño y molestando hasta que lo consigan).

A eso le llamamos falta de madurez, que en muchas ocasiones es la debilidad de esas personas.

No tienen la capacidad para controlar sus emociones negativas.

Inestabilidad

Si las cosas no salen como ellos quieren sienten que están perdiendo el control de la situación.

También son paranoicos y se suelen angustiar con facilidad.

Protección y control

Para la persona manipuladora, la manipulación es una forma de controlar el entorno y protegerse de todo aquello que pueda hacerles daño.

Suelen tener una figura a la que admiran y que buscan que se haga cargo de su inmadurez (puede ser un amigo, la pareja, etc…)

Sienten miedo

Su manera de solucionar los conflictos es la manipulación.

Cuando consiguen manipular a la otra persona se sienten más tranquilos (eso sí, se ven obligados a comprobar constantemente que esa persona sigue bajo control).

Si se da la situación contraria y no consigue manipular, la persona manipuladora hará todo lo posible por alejarte de su círculo íntimo.

Baja autoestima

La autoestima no es uno de los fuertes del manipulador.

Es por ello que recurren al control. Su autoestima está basada en la admiración que le tienen los demás (por eso es también muy frágil).

Eso no quiere decir que por tener la autoestima baja seas una persona manipuladora ni a la inversa, pero hay muchos casos en los que existe correlación.

Sea como fuere, cualquier persona con problemas de autoestima lo está pasando mal, no está a gusto consigo mismo y eso nunca es algo bueno.

¿Cómo Mejorar Mi Autoestima Para Siempre?

Aquí tendrás algunas claves, ejercicios y ejemplos de los que utilizamos en nuestras sesiones que te ayudarán a entender tu situación y a como contrarrestarla

Falta de empatía

Se trata de personas que tienen dificultades a la hora de reconocer los deseos, sentimientos y experiencias subjetivas de los demás.

5. ¿CÓMO ENFRENTARSE Y DESHACERSE DE UNA PERSONA MANIPULADORA?

Ya hemos visto por dónde flaquean los manipuladores, y ahora que conocemos sus debilidades, sabemos por dónde pillarlos.

Aquí os dejamos algunas de las técnicas más efectivas para desbaratar los planes de cualquier manipulador, pero antes…

Podéis pasaros a ver este vídeo en el que explicábamos justamente esto, «cómo actuar».

Además, fíjate en Álvaro, vaya pelazo tenía el tío.

1. Expresa lo que te desagradó y expresa cómo te sientes

La persona manipuladora va a recurrir a la crítica como forma de conseguir su objetivo.

¿Por qué?

Criticar el comportamiento o las decisiones de una persona es una forma fácil y rápida de hacer que se sienta menos segura, con lo que es más probable que acceda a las peticiones del manipulador.

La otra opción es que la persona criticada se ponga a la defensiva y busque contrarrestar los argumentos que le han molestado.

En el primer caso podemos ver cómo ataca la autoconfianza, y en el segundo se centra en la pérdida de control sobre nuestras emociones.

¿QUÉ PUEDES HACER?

Expresando tu idea de forma clara y sencilla le va a resultar más difícil al manipulador sacarle punta a alguno de tus argumentos.

Para enfrentarnos a quien nos intenta manipular, debemos demostrar que sus comentarios no nos afectan.

Un ejemplo sería, si hiciésemos una exposición, que nos dijera “Ese argumento es falso, como todo lo que has dicho”.

Así de primeras es un comentario bastante fuerte y agresivo.

Lo fácil sería entrar al trapo y empezar una discusión, sin embargo, una respuesta como “entiendo que esa es tu opinión, y me encantaría saber más después de la exposición, pero ahora no es el momento”.

PAM! Acabas de desmontar tu táctica y no has reaccionado como la persona manipuladora querría.

Cuando un manipulador intenta atacar tus argumentos o tus emociones con la intención de desestabilizar, debes tomar las riendas de la situación.

Por mucho que sea un conocido o una persona querida con quien no quieres fastidiar la relación, has de cambiar la situación a una que no te deje en desventaja y valide tus emociones.

Hemos visto que complacer al otro para evitar una discusión es uno de los muchos caminos que NO debemos tomar, y el camino de la asertividad es el mejor para conseguir lo que queremos. 

Cuando expresamos cómo nos sentimos respecto a algo o alguien tenemos entre manos una herramienta súper poderosa con la que podemos conseguir que nuestro interlocutor se ponga en nuestro lugar (siempre que lo hagamos de manera correcta y respetando al otro).

Cuando la otra persona nos escucha, la comunicación fluye de forma abierta y sincera.

Además, hablando sobre nuestras emociones, es mucho más fácil que se ponga en nuestro lugar y (con un poco de suerte) reflexione sobre cómo sus actos pueden afectar negativamente a los demás.

Hablando de comunicación… La mejor herramienta para ello la tenemos ya subida en nuestros artículos, y es la fórmula de la asertividad.

La famosa asertividad de la que tanto hablamos en Psicología y Comunicación, en nuestros videoblogs y en nuestras sesiones.

¡¡Te voy a dejar por aquí el artículo!!

👉🏽¿Cómo Puedo Mejorar Mi Asertividad? La Fórmula Secreta👈🏽

Este artículo seguro que te va a ayudar tanto con este primer punto como en todos los demás que vamos a ver,

2. Exprésate en primera persona

La persona que nos intenta manipular, suele llevar la conversación a su terreno, o a terreno de nadie. “la gente puede pensar…” “X gesto se lo pueden tomar como…” “Cualquiera puede decir que haciendo eso tú eres…”

Son sólo algunos ejemplos de este estilo de comunicación en la que esta persona va a disparar una ráfaga de críticas sin comprometerse. 

¿QUÉ PUEDES HACER?

Para combatir esta estrategia lo mejor que podemos hacer es poner los puntos sobre las íes. “Yo entiendo que te estás refiriendo a… ¿me equivoco?”.

Con frases como esta, conseguimos que el manipulador asuma la responsabilidad de esa crítica, que la está haciendo él sobre nosotros.

Con esto es muy fácil desmontar su cadena de argumentos.

Realmente lo mejor que podemos hacer es hablar con seguridad y confianza, ya que las demás personas nos entenderán mejor y nosotros estaremos más a gusto con nosotros mismos.

¡Vaya! Justo nuestro último artículo estaba especialmente dedicado a ello…

Échale un ojo, de verdad. Te ayudará tanto para casos referidos a manipulación como en todos los aspectos de tu vida.

Las 5 Claves Para Hablar Con Seguridad Y Confianza

3.Delimita responsabilidades y asume roles

Ya hemos visto que las personas manipuladoras recurren a la culpabilidad de sus víctimas para que estas hagan lo que ellos quieren.

Es normal que a veces nos sintamos culpables por cosas que hemos hecho mal, ahora bien, esa culpa tiene varias funciones, y una de ellas es evitar cometer los mismos errores.

No podemos dejar que esa culpa se extienda hasta el fin de los días.

Asumir cuáles son nuestras responsabilidades, así como nuestros errores es una forma práctica de evitar que nos manipulen a través de ellos (un compañero de trabajo no puede exigir nuestra ayuda si lo que nos pide no entra en nuestras responsabilidades, de la misma forma que un error del pasado no puede condicionarnos eternamente). 

Como humanos tenemos derecho a equivocarnos (no como los delfines), y no debemos dejar que los demás se aprovechen de nuestros fallos para sacar beneficios.

Reconocer todas estas cosas también ayuda a nuestra imagen de cara a los demás porque reflejamos madurez y responsabilidad (actitudes que achantan a las personas manipuladoras).

4. Expresa con firmeza, serenidad y confianza

Así como la culpabilidad de la que hemos hablado antes, también hemos indagado en cómo a las personas manipuladoras les encanta jugar con las emociones de los demás.

Es por ello que siempre que nos comuniquemos, deberemos hacerlo con confianza, firmeza y serenidad.

¡OJO!

Recordemos que las personas manipuladoras no quieren debatir para aprender, buscan conseguir su propósito.

Si les damos argumentos lógicos que vayan en contra de los suyos  podremos conseguir que nos escuche y le podamos sacar provecho al debate.

Sabemos que hay más de una perspectiva para todo, y podemos utilizar a la persona manipuladora para encontrarle las “cinco patas al gato” de nuestro argumento.

¿QUE PUEDES HACER?

Lo primero y más importante es reconocer que las ideas de la otra persona son válidas.

Para ello, puedes usar frases como “Comprendo tu punto de vista, sin embargo, creo que…”, “Esa forma de verlo es buena, pero cabe la posibilidad de que… ”.

Con esto conseguiremos que la otra persona se sienta incluida y respetada en la conversación.

Además, le estamos dando valor a sus ideas y de paso reforzando las nuestras.

Esto no lo estamos diciendo por decir, este ejercicio esta explicado de forma mucho más extensa en el artículo que te comentaba anteriormente.

¡OJO!

Es también SÚPER importante cómo nos comunicamos, no es lo mismo decir “pero” a “no obstante”, o incluso “aun así”.

Haciendo estos pequeños cambios ayudamos a que la otra persona no se sienta atacada o no escuchada.

5. Siéntete libre para negarte

Nada ni nadie puede ni debe obligarte a hacer algo que tú no quieras.

Hemos visto cómo las personas manipuladoras pueden intentarlo recurriendo incluso al daño o la amenaza en caso de que no queramos hacerlo.

Sin embargo, somos totalmente libres de decir que no queremos hacer algo.

Eso sí, sé sincero contigo y con la otra persona.

Lo último que quieres es decir la primera excusa que se te ocurra, o una explicación en la que te inculpes a ti mismo/a.

Ya hemos visto antes que aceptar algo que no queremos para evitar una discusión es una forma de renunciar a nosotros mismos y de ceder a la manipulación, por eso, lo mejor que puedes hacer por ti es decir que NO las veces que sea necesario.

Ahora que vamos a pesar a la idea final que hemos sacado de todo esto quizás te interese buscar más información aún sobre el tema.

No te muevas, porque directamente te la traemos a tu ordenador.

Esta voz no es una de nuestros artículos, pero es muy interesante, por aquí lo tienes.

👉🏽Cómo Evitar Caer En La Manipulación👈🏽

6. ¿QUÉ SACAMOS DE TODO ESTO?

Por último, tener claro que alguna de las actitudes descritas en el texto las podemos haber visto en personas cercanas a nosotros y es importante tener en cuenta si la persona lo ha hecho con el fin de perjudicarnos o de ayudarnos.

Algunas de las herramientas descritas están tan arraigadas socialmente que es posible que se utilicen de forma inconsciente y sin que la persona se de cuenta de lo dañinas que son.

Esto no significa que lo dejemos pasar, sino que debemos ser capaces de saber decir lo que queremos y validar nuestra opinión independientemente de la intención del otro.

Quizás has leído el artículo y en algunas partes te has sentido identificado, tanto como «persona que recibe la manipulación» como en algunas ocasiones «la persona que manipula».

No te alarmes, lo importante es seguir los pasos que hemos ido marcando: identificarlo, conocerlo a fondo y darle solución.

Si te has dado cuenta que tienes comportamientos manipuladores por supuesto que puedes cambiarlos.

Si te has dado cuenta que tienes cerca de ti a una persona manipuladora analiza la situación y trata de darle una solución, no lo dejes pasar, no se solucionará si únicamente lo dejas pasar.

En el artículo te hemos dado algunas claves, la buena comunicación es una de ellas, pruébala.

Si no funciona y crees conveniente alejarte de esa persona porque te genera más sentimientos negativos que positivos, es una relación tóxica y te sientes manipulado/a, hazlo.

La decisión es tuya, pero si has identificado a una persona cercana que te manipula y no tomas acción, ya estás tomando una decisión; Que siga siendo así, ni más ni menos.

psicologia_y_comunicacion

 

 

Psicología y Comunicación

 

 

 

Psicología y Comunicación

 

 

 

 

 

 

Por: Carlos Galiano

Ingrid Vilaça

5 3 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x