Skip to main content

En este artículo vas a encontrarte claves para saber cómo fidelizar a tus empleados. A nosotros la que más nos gusta es la Clave 10: ¡El humor!

“No olvidemos que fidelizar a nuestros empleados al final es gustarles, caerles bien como empresa/jefe, y darles motivos más allá del económico para que estén con nosotros. Porque siempre podrá haber otra empresa que les pague más.”

En Psicología y Comunicación, gracias a las empresas en las que hemos trabajado y el tipo de contenido de nuestras formaciones, hemos podido ver la importancia real y el impacto que tiene el cómo se encuentran los trabajadores de cara a cómo realizan su trabajo.

Parece algo obvio, pero también es cierto que no se suelen llevar a cabo acciones concretas para mejorarlo. Y, en realidad, quienes van a tener el contacto directo con nuestros clientes y los que podrán transmitirles esas ganas de quedarse con nosotros, son nuestros empleados.

¡Y aquí van las 12 Claves para fidelizar a vuestros empleados!

Clave 1 para fidelizar a los trabajadores: Cambia tu foco de atención

  • “Esta conducta no pude volver a repetirse”
  • “No has atendido bien a este cliente”
  • “Este mes ha sido un desastre, no hemos llegado a objetivos otra vez y así no podemos seguir”

Estas son frases que escuchamos muchísimo en el estilo comunicativo de las empresas.

Estamos muy acostumbrados a decir lo que no nos gusta o no queremos que ocurra y no tanto a expresar lo que sí queremos. Un cambio de foco de lo “negativo” a lo “positivo” significará un cambio en nuestra comunicación, un cambio en dónde vamos a poner el acento y nuestra atención.

A la hora de corregir una conducta nos resulta más fácil nombrar el comportamiento que queremos que deje de darse, o lo que la otra persona no ha hecho bien.

Esto lleva a que quien lo recibe, a medio plazo pueda pensar que no es lo bastante bueno, que sólo se le comunica lo que le falta o podría hacer mejor y que su trabajo no es valorado. Cayendo así, directamente cuesta abajo y sin frenos, hacia la desmotivación.

Pero este tipo de comunicación no sólo afecta al empleado, sino también a la persona que dirige el equipo. La percepción sobre tu equipo será la de que siempre les falta algo y que no son lo suficientemente buenos.

CÓMO APLICAR esta clave para fidelizar a mis empleados

Paso 1

En primer lugar, tómate tiempo para reflexionar sobre las cosas positivas de tu equipo en general, por ejemplo “me gusta de ellos que son un equipo muy comprometido, siempre responden cuando es necesario arrimar el hombro”.

Paso 2

Después, puedes hacer lo mismo con cada miembro del equipo. Cuando veas una conducta que te guste en algún miembro de tu equipo, comunícaselo.

Acostumbrarte a hacer esto te crea el hábito de fijarte también en los aspectos positivos y así te resultará mucho más fácil comunicarlos según las vayas percibiendo. Esto también será muy útil para comentarlo cuando quieras cambiar alguna conducta, introduciendo siempre tu mensaje con esta información.

EJEMPLO

“Chicos estoy muy contenta con vuestra implicación y lo comprometidos que estáis, me estáis demostrando que puedo contar con vosotros y eso me hace estar muy tranquila. Ahora que empezamos a cogernos las vacaciones, vamos a intentar que el ritmo no baje cubriéndonos unos a otros para mantenernos tan bien como hasta ahora, ¿os parece?”

Es más, tener presente las características positivas de tu equipo en general y de cada persona en particular, te ayuda a tener una visión más objetiva y a estar más satisfecho y más comprometido con ellos.

Paso 3

Por último, proponte hacer reuniones también cuando las cosas van bien, para dar la enhorabuena a tu equipo y premiar su esfuerzo, para analizar qué cosas estáis haciendo bien, etc


Fact: Los empleados que trabajan para managers comprometidos son un 59% más proclives a desarrollar ese compromiso con él y con la empresa.

Una fórmula que recoge estos paradigmas a la hora de tratar que nuestro equipo cambie o corrija alguna actitud sin sentirse atacado, ofendido o poco valorado es nuestra fórmula de la asertividad.

Por lo que hemos podido ver en las empresas donde hemos trabajado tiene un efecto muy rápido y la gente en seguida se “aficiona” a usarla mucho, ¡esperamos que a vosotros os sea útil también!

Clave 2: Ofrece autonomía a tu equipo ¡atrévete a delegar!

Para que un trabajador esté comprometido es necesario que perciba cierto grado de autonomía.

Nuestro equipo percibirá que es autónomo si cuando les encargamos una tarea les decimos lo que tienen que hacer, o el resultado que buscamos, pero no cómo deben hacerla punto por punto. Hay que dejar espacio a su creatividad y darles opción de buscar soluciones.

Por eso este proceso aumenta la competencia y la excelencia de las personas de tu equipo. Cuando perciben que se les da autonomía y se confía en ellos se atreven más a probar y a proponer, y además, gracias al feedback que otorgue el líder al ver el resultado, cada vez van siendo mejores.

Beneficios para el jefe

  1. Se trabaja de forma más eficiente
  2. El poder delegar te permite poder dedicarte a otro tipo de tareas más estratégicas
  3. Cuando no estás, todo sigue funcionando
  4. Se te percibe como alguien que confía en su equipo y que se preocupa de su desarrollo

Beneficios para el empleado

  1. Desarrollan nuevas habilidades
  2. Mejoran la capacidad de resolver situaciones y su pensamiento creativo
  3. Aumenta su motivación
  4. Aumenta su satisfacción en el trabajo

Beneficios para la empresa

  1. Aumenta la productividad
  2. Aumenta la lealtad de los empleados
  3. Se generan nuevas ideas para seguir creciendo.
  4. Hay mayor cohesión y buen ambiente que se transmite al cliente

CÓMO APLICAR esta clave para fidelizar a mis empleados

Paso 1

En primer lugar es necesario saber qué recursos tienes, es decir, saber qué características tiene cada persona de tu equipo. Para esto nos vamos a fijar en dos cosas:

  1. Sus características técnicas y personales: qué conocimientos y habilidades tienen y además, qué tipo de trabajos o tareas suelen motivarles más.
  2. En qué punto están en la empresa: Si acaban de llegar o si ya forman parte del equipo desde hace tiempo y dominan la manera de hacer. Habrá tres momentos.
    1. Los que han llegado hace poco, a los cuales sí tendrás que decirles exactamente qué quieres que hagan y cómo (aunque siempre alentándoles a que puedan aportar) y tendrás que estar más pendiente, dando un feedback.
    2. Los que ya llevan un tiempo y saben cómo se hacen las cosas aunque aún no tienen todo el control; con ellos será mejor hacer una delegación por objetivos, con puntos marcados donde se revisa la tarea llegado ese punto.
    3. Por último estarán los que ya son completamente autónomos; con estas personas la delegación será más un intercambio de información para estar al tanto.

Es importante no ofrecer ayuda si no nos la piden o querer supervisar constantemente. Si ofrecemos ayuda antes de que nos la pidan estamos enviando el mensaje de que no confiamos en el trabajo de esa persona y que no es capaz de hacerlo por sí misma.

A la hora de comunicar a nuestro equipo la tarea que queremos que lleven a cabo, vamos a nombrar esas fortalezas y habilidades por las que les hemos elegido a ellos, relacionándolas con lo que requiere la tarea y que es por esto por lo que pensamos que la persona en concreto es la más idónea para llevarlo a cabo.

“María me gustaría que te encargaras tú de este cliente. Su proyecto necesita un trabajo un poco más exhaustivo y que investiguemos un par de cuestiones antes de empezar a trabajar. Como a ti eso se que te gusta y se te está dando muy bien he pensado que tú lo disfrutarías más ¿Qué te parece?”

Sobra decir que aquí tendremos que tener claro que a María le gusta investigar a fondo sobre los proyectos, que ha obtenido muy buenos resultados cuando lo ha hecho y que realmente es una tarea que le motiva hacer. No se trata de decir por decir para que lleve ella el proyecto y ya está.

Paso 2

Por último, no nos olvidemos de reforzar, tanto la actitud como el resultado, y de otorgar un feedback constructivo cuando sea necesario.


Fact: Los empleados empoderados son más innovadores, felices y más productivos.

Clave 3: Fomenta el desarrollo de tus empleados

Que tu equipo vea una posibilidad de desarrollo dentro de la empresa es fundamental para que se fidelicen. No hablamos solo de ascender, si no de aprender cosas nuevas, mejorar dentro de su puesto y ampliar conocimientos para poder hacer frente a nuevos retos y no desmotivarse.

Para los trabajadores es un aliciente el percibir que su empresa confía en ellos para invertir en formarles y quiera mantenerlos siendo parte del equipo.

Para el jefe va a significar tener a un equipo consolidado y que ya ha integrado los valores y formas de hacer de la empresa, siendo capaz de afrontar nuevos retos y de generar nuevas ideas para resolver los problemas.

Si un empleado no ve oportunidad de desarrollo, se acabará yendo y la empresa tendrá que volver a contratar e integrar a una nueva persona, que probablemente también terminará yéndose por el mismo motivo.

Algunas personas pueden rechazar la formación por el coste que supondría si se realiza la inversión y luego el trabajador se va a otra empresa. Este riesgo evidentemente existe, pero, la alternativa de tener trabajando para nosotros a un equipo de personas no formadas y que no desarrollan su carrera es mucho peor.

CÓMO APLICAR esta clave para fidelizar a mis empleados

Paso 1

Habla con las personas de tu equipo de forma individual para conocer sus habilidades y necesidades de mejora, averigua en qué áreas querrían mejorar y qué objetivos les gustaría alcanzar en su carrera a largo plazo. Con estas preguntas nos hacemos también una idea de sus fortalezas y debilidades.

Paso 2

Invertir en formaciones en función de la información que obtengas y las necesidades que pueda tener la empresa o las habilidades con las que te vendría bien contar en un futuro. Es importante tener claro el objetivo concreto que queremos alcanzar con cada persona o grupo y en qué tiempo, para poder medir si la formación nos ayudará a conseguirlo o no.

Paso 3

Conseguir un feedback tras las formaciones para poder analizar si se han cumplido los objetivos y para conocer el grado de satisfacción de tu equipo y la aplicabilidad que luego tenga en el día a día.


Fact: Según el Workforce Learning Report de LinkedIn 2019, el 94% de los empleados manifiesta que se quedarían mucho más tiempo en una empresa si invirtieran en ayudarles a aprender más y desarrollar sus habilidades.

Clave 4: Resalta y potencia las fortalezas de cada miembro del equipo

El hecho de que tus empleados se sientan reconocidos y aporten algo único va a ser especialmente importante a la hora de fidelizarlos.

Cada miembro del equipo es diferente, de la misma forma que cada persona es diferente, por muchos aspectos técnicos que se compartan.

Una persona va a tener más ganas de quedarse en tu empresa y de ser parte activa de ella si tiene claro lo que aporta y percibe que esa aportación es única e indispensable.

Un equipo de trabajo es como un puzzle donde todas las piezas encajan, son diferentes las unas de las otras y se necesitan entre ellas para formar el todo.

Hay dos aspectos clave a tener en cuenta a la hora de asignar el mejor puesto o las mejores tareas a una persona del equipo o a otra. Una vez más, se trata de alinear las características personales, las competencias profesionales y las necesidades y objetivos de la empresa. Conocer bien a nuestro equipo nos va a permitir asignar puestos de trabajo y tareas que vayan acorde al empleado.

Se van a sentir más competentes si se centran en lo que más les motiva y en lo que mejor se les da, y esto evidentemente aumenta la productividad de la empresa.

CÓMO APLICAR esta clave para fidelizar a mis empleados

Es responsabilidad del líder nombrar y reforzar cómo la aportación de cada uno repercute al trabajo general y qué aporta cada miembro de único al grupo.

Paso 1

Primero, como ya hemos visto, es necesario tomar conciencia de las fortalezas y características de nuestro equipo.

Paso 2

A continuación sería ideal poder asignarle a cada persona un puesto/ tarea acorde a sus motivaciones fortalezas más relevantes, pero sabemos que esto no siempre es posible. Por tanto tendremos que observar qué partes del trabajo se le dan especialmente bien y qué toque único aporta cada persona.

Paso 3

¡Pasar a la práctica! Comunica a cada miembro de tu equipo lo que detectas. Refuérzales cuando algo se les de especialmente bien y enlázalo con el beneficio que tiene eso para el equipo, para ti y para la empresa en general. “Pedro me encanta esa sensibilidad que tienes con las personas, se te da fenomenal leerlas y la verdad que es una suerte contar contigo en el equipo porque nos ayuda muchísimo a la hora de detectar las necesidades en los clientes, así podemos ofrecerles lo que realmente necesitan, ¡se van felices y aumentamos las ventas!

Con esto, además de fidelizar a los empleados, nos hemos dado cuenta que se disminuye notablemente la competencia entre los colaboradores y aumenta la cooperación.

Si tengo claro lo que aporto y en qué soy bueno no necesito medirme con nadie, es más, soy consciente de que necesito de las aportaciones únicas de los demás para conseguir un resultado mejor. Cada uno tiene su territorio, cada uno es una pieza esencial del puzzle.


Fact: Según un estudio de Gallup los empleados a los que se les anima a desarrollar y utilizar sus fortalezas dándoles puestos y responsabilidades que las potencien están más comprometidos y son más leales. Hacen mejor su trabajo, producen más, aprenden lo que requiere su puesto más rápido y tienen un efecto más positivo en los resultados de la empresa.

Clave 5: Inteligencia emocional. Gestionar un equipo es gestionar sus emociones

Sea cual sea tu tipo de trabajo y tu sector, siempre que trabajes con personas estás trabajando con sus emociones.

Cómo se siente nuestro equipo va a determinar cómo hace su trabajo, su capacidad de resolución de problemas, su creatividad, su capacidad de tomar responsabilidades y de control, etc

Siempre ha sido bastante común dejar a un lado las emociones en el trabajo porque se entienden como algo que puede entorpecerlo, pero lo que realmente puede entorpecer tanto el trabajo como a los propios trabajadores es una mala o nula gestión de ellas.

Un jefe que es capaz de tener en cuenta y manejar las emociones de sus trabajadores va a conseguir tener un equipo más motivado y que se va a sentir más comprendido.

Entender, por ejemplo, que un trabajador no está vendiendo porque tiene una falta de confianza en sí mismo y no porque no se tome en serio su trabajo o sólo busque hacer lo mínimo, marca una importante diferencia.

CÓMO APLICAR esta clave para fidelizar a mis empleados

La influencia de las emociones es innegable, por eso tenemos que saber entenderlas para así gestionarlas y poder utilizarlas a nuestro favor.

Paso 1

Tu propia gestión emocional. Es importante que conozcas tus puntos fuertes y debilidades emocionalmente hablando. Por ejemplo si te suele dominar tu ego, si te pueden las injusticias, o si te pone especialmente nervioso la falta de puntualidad. Esto te va a ayudar a afrontar de forma distinta las situaciones o no tomártelo a lo personal.

Paso 2

Ser capaz de empatizar – entender por qué hacen lo que hacen. Por ejemplo, ser capaz de llegar a plantearte que quizá no venden por falta de confianza o timidez y no por ser unos vagos.

Paso 3

Preguntar cuando no sabes el motivo real de que no esté vendiendo, cuando ves que baja su productividad, cuando encuentras que tiene dificultades con algo en especial. Por mucho que nos planteemos posibles escenarios, la mejor forma sería preguntar directamente utilizando siempre la subjetividad. “Me da la sensación de que últimamente estás más distraído y estás vendiendo menos que los meses anteriores, ¿Por qué crees que es? ¿Hay algo que podamos hacer?”

Paso 4

Las emociones al final son una fuente más de información. Si tengo toda la información disponible sobre un problema y además conozco a ciencia cierta el punto de vista de la persona afectada, voy a ser capaz de darle una solución acertada, lo cual da mucha tranquilidad y motivación al equipo, porque perciben que se les entiende y no que se les juzga a la ligera.


Fact: “El estado de ánimo de los empleados, sus emociones y sus motivaciones tienen un impacto en el desarrollo del trabajo, su capacidad de decisión, creatividad, trabajo en equipo, negociación y liderazgo.”

Clave 6: Escucha a tu equipo

Si queremos empleados fieles y que se encuentren a gusto en nuestra empresa, se tienen que sentir escuchados y comprendidos.

Cuando escuchamos a nuestro equipo les estamos enviando el mensaje de que nos preocupamos por ellos y esto aumenta directamente su implicación con nosotros, y en consecuencia, con la empresa.

Escuchar a nuestro equipo va a significar mucho más que pasarles una encuesta de satisfacción laboral. Significa una comunicación directa con ellos en la que vamos a tener que estar abiertos a recibir críticas y opiniones contrarias a la nuestra.

Tendremos que escuchar su punto de vista sin intentar replicar o justificarnos.

Además de fortalecer el vínculo con ellos y que se sientan más partícipes, escuchar a nuestro equipo también es una potente herramienta para que consigan superar los obstáculos que se puedan encontrar y que así sean más eficientes.

Si tengo una persona en mi equipo que observo que no vende y siempre pone excusas, hasta que no le escuche para conocer el verdadero motivo que le lleva a no hacerlo (inseguridad con la parte comercial, miedo al rechazo…) no voy a ser capaz de ofrecerle una solución adecuada que nos ayude a los dos.

“Se pierden todos los días millones de dólares en las empresas simplemente por no escuchar” Dan Bobinski.

CÓMO APLICAR esta clave para fidelizar a mis empleados

Para conseguir fidelizar a tus empleados es esencial que se abran contigo y se sientan libres de opinar, proponer y explicarte sus miedos o preocupaciones con determinadas tareas.

Hay varias cosas que puedes hacer, como por ejemplo:

  • Tratar de reducir la distancia jerárquica percibida creando espacios comunes, almuerzos de equipo, por ejemplo, una vez por semana donde se den conversaciones más distendidas, etc
  • Hablar individualmente con cada miembro del equipo de una manera más informal.
  • Haz preguntas sobre los temas que te preocupen y que creas que les preocupan a ellos, y escucha atentamente y con interés.

Según nuestra experiencia lo que hemos visto que más funciona en las empresas es el hecho de que se de una escucha y comunicación que surge de forma natural porque los jefes y los equipos realmente se llevan bien.

La buena noticia es que si la dinámica en tu empresa es otra ¡siempre puedes poner en marcha estas opciones para darle un giro!

Clave 7: Mantenles informados

Una vez has creado un clima en el que tu equipo se siente libre de comunicarse contigo, va a estar más predispuesto a escuchar lo que tienes que decir.

Es importante mantener informado a tu equipo, tanto de cómo está la empresa, como de los objetivos y lo que se espera de cada uno de ellos en concreto, así como la forma en la que se evaluarán los resultados.

El objetivo es generar una comunicación abierta, en la que tu equipo esté al tanto de los éxitos y de los problemas.
Sí. Comunicación abierta. Incluso para las malas noticias, explicando, en la medida de lo posible, los motivos de tomar una decisión u otra

¿Y por qué tanta explicación?

Porque, unido a la escucha, va a aumentar el sentido de pertenencia y la implicación de tu equipo, dos factores que a su vez aumentan sus ganas de quedarse en la empresa. Si no se sienten comprometidos, no se movilizan, no colaboran y no aportan, con lo que no le verán el sentido a su trabajo y se acabarán desmotivando.

CÓMO APLICAR esta clave para fidelizar a mis empleados

Paso 1

Los empleados prefieren que se les comunique una mala noticia a percibir que la empresa o su jefe les esconde algo. La transparencia en la comunicación aumenta la confianza y el compromiso de tu equipo tanto contigo como con la empresa. Por otra parte, a ti como líder te conviene más que tus empleados tengan la información de primera mano en lugar de por terceros, y que sea una información completa, para que no llenen los huecos de información con posibles especulaciones.

Paso 2

Haz reuniones mensuales/semestrales en las que les informes acerca del estado actual de la empresa, de los próximos objetivos que te planteas, de cómo puede cada uno contribuir a conseguirlos. Comparte también con ellos los éxitos que se van alcanzando para que se motiven y tomen conciencia de qué se ha estado haciendo bien.

Paso 3

Por último, en la medida de lo posible, dejarles participar y opinar en las decisiones para que se sientan parte del éxito.


Fact: La transparencia promueve confianza. Los empleados a los que se les informa y consulta para la toma de decisiones se sienten más valorados, son capaces de tomar mejores decisiones en el día a día, se sienten mucho más implicados y motivados

Clave 8: Misión, visión y valores compartidos

La visión es el objetivo último que quiere alcanzar la empresa, y cuando tu equipo la comparte, el término “éxito” empieza a significar lo mismo para todos.

Una de las claves que más puede fidelizar a tus empleados es esta.

Empiezan a darse cuenta de cómo sus tareas y objetivos encajan en el objetivo general de toda la empresa con un propósito concreto.

El objetivo es que tus empleados conozcan, se identifiquen y alineen sus acciones con la visión de la empresa. De esta forma sentirán que están trabajando por convicción y convertirán los objetivos de la empresa en sus propios objetivos, lo que disminuirá las probabilidades de que estén constantemente pensando en irse a otro lado.


Fact: “Hay estudios que muestran que el 73% de los empleados que dicen pertenecer a una empresa con una razón de ser específica están implicados y comprometidos, y solo se sienten así un 23% en empresas que no tienen ese propósito o razón de ser”.

CÓMO APLICAR esta clave para fidelizar a mis empleados

Paso 1

Empezar desde el proceso de selección. Tener clara la visión nos pondrá más fácil saber detectar en a aquellas personas que tengan unos valores parecidos y que se ajusten. De esta forma se van a sentir más ilusionados y más comprometidos desde el principio.

Paso 2

Tienes que hacer visible y acercar a tu equipo la visión de tu negocio. Recordándola habitualmente, poniendo objetivos semanales relacionados con vuestros valores, etc.

Paso 3

Para que tu equipo logre identificarse con estos objetivos, tienes que comunicárselos en base a los beneficios adaptados para ellos. Incluso en algunas empresas puede ser buena idea que sean los propios miembros del equipo los que vayan fijando sus objetivos conociendo el objetivo final y yendo en línea con él. De esta forma, al ser unos planes y tareas que se han impuesto ellos mismos, aumenta su compromiso y su motivación por llevarlos a cabo.

Paso 4

Perspectiva del nosotros. Hablar en la primera persona del plural va a crear más sensación de equipo que si sólo hablas de “tus objetivos”, “los objetivos de la empresa” o lo que “ellos” tienen que hacer. Meterte en el mismo equipo que tus empleados consigue que se sientan partícipes del éxito y responsables de que todo vaya bien, además de suavizar el mensaje cuando necesitamos que nos ayuden a cumplir los objetivos. “Juan tienes que cuidar más a los clientes” vs “Tenemos que cuidar más a los clientes”.

Clave 9: Utiliza el refuerzo positivo para motivar

El refuerzo positivo es el recurso más potente para mantener o modificar una conducta. Es tan sencillo como que si reforzamos un comportamiento, conseguimos que se siga manteniendo.

Consiste en reforzar o premiar a nuestro equipo cuando hacen algo mejor que de normal o cuando se consigue determinado objetivo.

Pequeñas cosas del día a día también pueden ser premiadas y va a ir generando una sensación al empleado de sentirse valorado que hará que esté más a gusto y quiera quedarse con nosotros.

Para conseguir una conducta determinada, va a tener más efecto premiar lo que queremos que ocurra, que castigar lo que queremos eliminar.

CÓMO APLICAR esta clave para fidelizar a mis empleados

Paso 1

Refuerzo específico. Específico en cuanto la tarea y en cuanto a la persona, en relación con sus fortalezas y sus motivaciones. Conociendo a nuestro equipo sabremos qué motiva más a cada uno de ellos, si darles una tarde libre, un reconocimiento público de su trabajo, etc

Paso 2

Es importante un refuerzo optimista, pero realista. Tenemos que premiar siempre desde la honestidad. No se trata de buscar todos los días cualquier cosa que haga nuestro equipo para premiarles, si no desarrollar la capacidad de darnos cuenta de lo que hacen bien aunque sean pequeños logros.

Paso 3

Ir reforzando los pequeños pasos que nos llevan al objetivo de forma consistente, no sólo el resultado final. Para evitar que el equipo caiga en la desmotivación, sobre todo cuando hablamos de objetivos que van a llevar más tiempo cumplir.

Paso 4

Servir de ejemplo. Cuando los refuerzos vienen de un jefe que se comporta de la forma que luego exige a sus empleados y sirve de modelo, van a tener mucho más peso, van a ser más valorados. Esto también ayudará a que cuando el feedback sea negativo no se perciba como un ataque si no como un punto de mejora más objetivo.


Fact: Ofrecer a los empleados reconocimiento y refuerzo positivo consigue aumentar sus niveles de dopamina, lo que hace que se genere más cohesión entre los miembros del equipo. (Robison, 2006)

Si queréis conocer un beneficio más que tiene el refuerzo positivo en vuestros equipos, aquí os dejamos un vídeo sobre Profecía Auto-Cumplida en el trabajo.

Clave 10: Y si es con humor… ¡mejor!

Tenemos muy generalizada y aprendida la idea de que el humor y el trabajo no son muy buenos amigos.

Parece que cuando alguien hace bromas o se toma las cosas con humor le tomamos menos en serio, y a veces le tachamos de poco profesional, inmaduro, o incluso menos inteligente por no estar dándose cuenta de la gravedad de la situación que tenemos entre manos.

¿Puede que estemos equivocados?

Lo que sí tenemos claro es que la negatividad y la desmotivación van a condicionar el comportamiento de nuestro equipo consiguiendo, muy probablemente, que acaben haciendo lo estrictamente necesario y nada más.

No olvidemos que fidelizar a nuestros empleados al final es gustarles, caerles bien como empresa/jefe, y darles motivos más allá del económico para que estén con nosotros, porque siempre podrá haber otra empresa que les pague más.

Gracias al humor también vamos a conseguir empleados más productivos. Es más agradable hacer más de lo que se me pide en un sitio en el que me lo paso bien y estoy a gusto que en uno que no. Así de simple.

CÓMO APLICAR esta clave para fidelizar a mis empleados

Paso 1

El humor más fácil y seguro son las bromas sobre ti mismo. Que no te de miedo ridiculizar una situación en la que algo te haya salido mal, ironizar o exagerar algún error absurdo que hayas cometido, o incluso dejar que los demás te tomen el pelo de vez en cuando (sí, ¡aunque seas e jefe!).

Con este tipo de bromas consigues que se te vea más accesible, y aumentan tu atractivo y confianza.

Paso 2

Jugar con la sorpresa. Lo inesperado hace gracia, rompe la dinámica y puede disminuir la tensión de cualquier situación. Poner un toque de humor repentino a una conversación sobre un problema que ha ocurrido puede hacer que no se generalice una sensación de mal estar, si no una más positiva y resolutiva.

Paso 3

Tener una relación cercana con tu equipo facilitará que se permita el humor, y el humor consigue acercar a las personas y generar mayor confianza.


Fact: Estudios sugieren que añadir humor en el trabajo está relacionado con una mayor cohesión entre los miembros del equipo. (Cooper, 2018).

Clave 11: Ofrecer seguimiento y control

No se trata de controlar al milímetro lo que hacen tus empleados, pero tampoco de dejarlos totalmente sin supervisión.

Llevar un control sobre si se están cumpliendo los objetivos y el desempeño de cada trabajador puede ser también muy motivador para tu equipo y aumentar su compromiso. Siempre y cuando no adoptemos el papel de policías, sino un papel colaborativo.

En este punto tiene que haber dos partes claras : Control y refuerzo.

  • No se trata sólo de señalar lo que hay que hacer para mejorar o lo que se está haciendo mal. Se trata de ofrecer un seguimiento y un control también sobre lo que se está haciendo bien.
  • Tener claro para qué estoy haciendo lo que estoy haciendo y ser consciente de que forma parte de un plan y un camino preestablecido hace que mi trabajo tenga más sentido, por lo tanto estaré más motivado a realizarlo.

CÓMO APLICAR esta clave para fidelizar a mis empleados

Paso 1

Nuestro equipo tiene que tener claro qué se espera de cada uno de ellos. Cuál es su misión y sus objetivos concretos y cómo estos contribuyen al resultado total y por qué.

Paso 2

En segundo lugar tendrán que estar informados también sobre cómo se les va a evaluar y cuándo. Para que esta evaluación no suponga un agobio o una presión contraproducente, es importante un seguimiento a lo largo del proceso donde vamos ofreciendo lo necesario al equipo para que sea capaz de cumplir lo que les encomendamos.

Paso 3

Que el feedback sea en tono constructivo y positivo cuando haya que cambiar algo y que haya refuerzo cuando estén haciendo las cosas bien, no dar por hecho que es su trabajo y pasarlo por alto.


Fact: Un estudio realizado en 72 organizaciones diferentes del noreste de Estados Unidos concluyó como estadísticamente significativa la relación negativa entre el grado de control en el trabajo y la ansiedad y depresión percibidas.

Clave 12: Utiliza las dinámicas de grupo


Fact: La comunicación junto con las dinámicas de grupo juegan un papel clave en la efectividad del trabajo en equipo en las empresas.

Cada grupo de forma natural tiene sus dinámicas por la interacción del día a día.

El sentirse “parte de” es algo que al ser humano le encanta, por tanto es bastante más probable que nuestros empleados quieran quedarse con nosotros si hemos logrado despertar en ellos ese sentimiento de equipo, donde se han generado relaciones y hay un objetivo común.

Como hemos comentado, las dinámicas de grupo van a surgir siempre que haya un grupo. Lo ideal es que seamos capaces de fomentarlas y dirigirlas hacia los objetivos que queremos alcanzar, que tengan un sentido y una dirección.

CÓMO APLICAR esta clave para fidelizar a mis empleados

Laura Almendros está a punto de sacar un artículo con las 12 dinámicas de grupo más fáciles y prácticas. Cuando lo tengamos os lo añadiremos en el artículo. Mándanos un correo para que te podamos avisar cuando esté el artículo en la web.

Escríbenos

Entonces… ¿Qué significa que mis empleados estén fidelizados?

Uno de los mayores retos para un empresario es conseguir un equipo que vea la empresa con sus mismos ojos, valores, cultura, etc. Encontrar y formar gente que entienda y comparta tu visión no es tarea fácil.

Un empleado está comprometido y es fiel a la empresa cuando hace su trabajo porque él también quiere alcanzar los objetivos que persigue la empresa, se identifica con ellos y le apetece realmente lograrlos.

Sintiéndose así va a ser mucho más difícil que nos deje por irse a otra compañía sólo por que le paguen más, o que perdamos un muy buen trabajador porque acaba quemado debido a un mal ambiente laboral.

Tanto el jefe como el ambiente son determinantes a la hora de fidelizar a los empleados.

Un estudio de Gallup muestra que el 70% de la varianza del compromiso de los trabajadores está relacionada con los jefes.

¿Y por qué necesito fidelizar a mis empleados?

El beneficio de fidelizar a tus trabajadores es doble.

  • Por un lado consigues que quien trabaje contigo quiera quedarse, lo que significa que no tienes que estar cada dos por tres pasando procesos de selección, con el consiguiente coste.
  • Por otro lado, los trabajadores comprometidos con la empresa y motivados van a trabajar mejor, más allá de lo que se les pide y siendo capaces de aportar nuevas ideas y ser más creativos, lo que repercutirá en la productividad de tu empresa.

«Un aumento del 5% en la retención de clientes puede generar un aumento de hasta el 100% en los beneficios de tu empresa» – Frederick Reichheld”

A modo resumen, te dejamos el enlace a un VÍDEO CON 3 CLAVES PARA FIDELIZAR A TUS EMPLEADOS

Esperamos que este artículo os haya resultado útil. ¡Nos encantaría que nos dijerais que habéis aplicado todas las claves y que tenéis al equipo más fiel y comprometido del mundo!

Si queréis saber un poco más del tema, que os asesoremos en algún punto o simplemente comentarnos qué os ha parecido el artículo, estaremos encantados de recibiros en los comentarios y en este contacto.

¡Escríbenos!
5 1 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Alejandro
Alejandro
3 years ago

Gran entrada, tengo que coger papel y boli. Es super completo y divertido. Un grandísimo abrazo?!!

1
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x