Skip to main content

Para acabar este periodo estival, contamos con la colaboración de Nuria Perez de Ziriza, que nos cuenta todo sobre el Sindrome Postvacacional. Nuria es Psicóloga por la Universidad de Valencia y Especialista en Terapia cognitivo-conductual, es psicoterapeuta en Zirizapsicología y co-fundadora en Psino.

 Después de sus ricos y útiles artículos sobre cómo superar la fobia social  y cómo afrontar una crisis existencial, hoy Nuria nos habla del síndrome Postvacacional y nos proporciona algunas herramientas para afrontar mejor la vuelta a la rutina.

Os dejamos con nuestra compañera:

Se acerca el final de las vacaciones y ya empiezas a notar el peso de la vuelta a la rutina. Puede que sientas que no has descansado nada, que tengas problemas para dormir, no te concentres, te sientas irritable, sin ganas de hacer nada o incluso nervioso. “Síndrome postvacacional” lo llaman.

También te puede interesar:

¿Por qué nos cuesta tanto volver a la rutina?

Nos pasamos el año esperando que lleguen las vacaciones. Primero son las fiestas navideñas (o de invierno), luego son las de Pascua y finalmente las mejores, las de verano.

Y es que las vacaciones son el premio a nuestras jornadas de duro trabajo y de responsabilidades. Es el momento en el que desconectamos de nuestras obligaciones, ya sea trabajo, estudios o cualquier tipo de rutina, y damos rienda suelta al placer y al ocio, como si de una realidad paralela se tratara, en la que no existen ni los jefes ni preocupaciones ni madrugones ni horarios.

Pero, como bien decía Newton, “todo lo que sube debe bajar”. Lo mismo ocurre con nuestro estado de ánimo: durante el año nos encontramos anímicamente estables, con altibajos, pero estables.

Cuando se acercan las vacaciones nos encontramos pletóricos y, por el contrario, cuando éstas se terminan la sensación de bajón emocional nos invade como si nos hubieran tirado al mar con una bola pesada atada al pie.

Síndrome Postvacacional

Lo que estamos sufriendo es lo que llamamos depresión postvacacional o síndrome postvacacional, y aunque no se incluye en ningún manual diagnóstico médico, sí se reconocen un grupo de síntomas comunes en las personas que lo padecen.

En el síndrome postvacacional encontraremos síntomas comunes con la depresión como apatía o desánimo, falta de motivación o tristeza. Por suerte estamos hablando de un problema de adaptación, de cambio, y por consiguiente es de corta duración, no prolongándose más de un par de semanas.

El grado de bajón emocional variará de una persona a otra. Como en cualquier otro problema de tipo psicológico, hay factores interpersonales que contribuyen a que desarrollemos una depresión post-vacacional más o menos severa.

En primer lugar influirá el tiempo que pasemos desconectados de la ‘realidad’. Si una persona se pasa dos semanas sin pensar en el trabajo o en su rutina, probablemente tendrá más dificultad a la hora de volver a incorporarse que otra que solo ha estado cinco días, o incluso que otra persona que haya estado dos semanas de vacaciones pero haya mantenido contacto con el despacho.

En segundo lugar influirá el estilo personal de cada uno. Es decir, la forma que tengamos de evaluar la situación, la motivación, la tendencia emocional de cada persona.

Probablemente una persona que se pase el año entero esperando las vacaciones, no le guste su trabajo, y tienda a entristecerse con facilidad, tendrá más dificultades que alguien que se tome las vacaciones como un premio que ha disfrutado y ya está.

Entre otros factores, también influirá la situación personal de cada uno. Si una persona está sufriendo mobbing o acoso laboral la vuelta al trabajo será mucho más traumática.

Afrontar la vuelta al trabajo en 10 pasos

Dado que la mayoría de nosotros tiene las vacaciones limitadas, tarde o temprano tendremos que afrontar la vuelta a la realidad y la mejor forma de hacerlo es adaptándonos gradualmente a la rutina.

⇒1 Tómate unos días de transición. Si te has ido de viaje, evita volver el día antes de comenzar a trabajar, ya que la vuelta te resultará demasiado brusca. Lo aconsejable sería volver un par de días antes para descansar, poner todo en orden, e ir tomando contacto con la realidad de nuevo.

⇒2 Retoma el contacto con la rutina poco a poco. Puedes retomar contacto con compañeros de trabajo, de universidad o de tu ‘vida real’ antes de acabar las vacaciones.

⇒3 Planea una escapada breve. Volver a trabajar con la perspectiva de unas mini vacaciones por delante te facilitará la transición. No es necesario irse lejos, pasar el día fuera de casa te servirá.

⇒4 Introduce actividades de ocio en tu rutina. Terminar las vacaciones no significa terminar con tu felicidad. La semana tiene muchos días, y los días muchas horas. Saca tiempo para realizar actividades que te gusten y evitarás que tu ánimo decaiga.

⇒5 Tómate la vuelta a la rutina con filosofía. Intenta no adoptar una actitud pesimista. Volver a la rutina también tiene sus cosas buenas como reencontrarte con gente que estaba lejos de vacaciones. La rutina no es ni buena ni mala, es algo a lo que tenemos que volver, así que lo mejor es tomárselo con naturalidad y huir del dramatismo.

⇒6 El primer día paso a paso. No lo dejes todo para el primer día de trabajo. Organízate, prioriza y tómate las tareas con calma.

⇒7 Cuídate. Come sano, haz ejercicio y descansa. La comida, el ejercicio y el sueño son vitales para mantener el equilibrio de nuestra química cerebral, lo que se traduce en mejor estado de ánimo. Aquí puedes consultar algunos alimentos que te ayudarán a mantener y mejorar el funcionamiento de tu cerebro.

⇒8 Márcate nuevas metas.  Plantearse objetivos es importante para tener algo por lo que trabajar. Nos mantendrá motivados y nos hará sentirnos realizados una vez los consigamos. Recuerda proponerte metas retadoras pero realistas.

⇒9 Si algo no te gusta cámbialo. Los cambios no son fáciles, requieren valentía y sacrificio, pero cuanto más difícil resulta tomar una decisión, más gratificante es la recompensa. Si algo no te gusta, tu trabajo, tu situación sentimental o cualquier aspecto de tu vida, haz algo para mejorarlo.

⇒10 Empieza a planear tus próximas vacaciones. Hay estudios que han demostrado que el pico de mayor felicidad no se alcanza durante las vacaciones, sino durante la planificación. La clave está en las expectativas y el abanico de posibilidades que encontramos al planear unas vacaciones.

Te recomendamos consultar nuestros talleres en aumento de autoestima, así como suscribirte a nuestra web para recibir todas las publicaciones.

Podéis seguir a Nuria Perez de Ziriza en su blog o a través de su facebook pinchando el enlace.

 

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
trackback

[…] Mi nuevo artículo para Psicología y Comunicación. Si quieres saber más sobre cómo afrontar la vuelta de las vacaciones pincha aquí. […]

Paco
Paco
6 years ago

lo entiendo muy muy muy bien jeje la vuelta a la rutina es un verdadero trauma!! Gracias por los consejos, voy a tomar nota 😉

Jayna
6 years ago

A really good answer, full of ratnliaoity!

3
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x