Skip to main content
artículosComunicacionDesarrollo ProfesionalHabilidades SocialesTrabajo

Solucionar Conflictos Con Mi Jefe Y Mis Compañeros

By 15/06/2021febrero 21st, 2022No Comments

¿Cómo es tu día a día? Sueles pensar… ¡No aguanto a mi jefe! ¡Siempre discutiendo, me fastidia toda la mañana!😤😤😤 Voy a evitar ir al baño, que seguro que me encuentro a Juan…Está claro que los conflictos en el trabajo son comunes, pero quiero saber como puedo solucionar los conflictos con mi jefe y mis compañeros… ¿Tú también? Quédate y lo veremos juntos.

Los conflictos en el trabajo surgen cuando hay discrepancias entre ideas o cuando se hacen las cosas de una forma que nosotros no las haríamos. 

Por eso, este artículo contiene claves importantes para poder resolver estos conflictos. ¿Estás preparado para aprender a enfrentarte a las discusiones con éxito?

1. SÍNTOMAS Y TIPOS DE PROBLEMAS LABORALES

Es inevitable que en ocasiones tengamos nuestros roces con las personas que nos rodean. Estos conflictos también se dan en el trabajo, por lo que lo más importante es saber cómo gestionar estos problemas y salir airosos de esto. 

Así que para saber si esta situación está afectando a tu bienestar te dejo los siguientes síntomas que ayudarán a disipar tus dudas🤷🏻‍♂️:

  • Tensión con tus superiores
  • No trabajas a gusto ni haces tus tareas con motivación
  • Responder de forma agresiva en el trabajo cuando no es algo habitual en tu día a día
  • Evitas esforzarte porque piensas que te criticarán de todas formas
  • Te ausentas de las reuniones de trabajo por evitar los intercambios de opiniones

Al igual que hay distintos tipos de síntomas que hacen que nos alerten de los problemas laborales, también hay distintos tipos de conflictos que pueden surgir ante estas situaciones.

Esto depende de los diferentes tipos de trabajo, de las personas y de las situaciones que está viviendo cada uno. Las situaciones que se comentan son las más comunes, pero puede haber muchas más:

Solucionar Conflictos Con Mi Jefe Y Mis Compañeros

  • Conflicto por tener diferentes estilos de trabajo, que a uno le guste trabajar más rápido💨 y al otro más lento🐢. Al igual que hay personas más desordenadas a la hora de realizar su trabajo y otras que son más perfeccionistas. 
  • Conflicto respecto al liderazgo, ya que ser un buen líder es complicado y en ocasiones el problema es que uno no sabe cómo ser un líder. Además, hay empleados que se les dificulta acatar las órdenes de alguien “superior”.
  • Conflicto por diferencias de temperamento, donde nos encontramos con los choques típicos de los diferentes tipos trabajadores. En un equipo podemos encontrar al típico gracioso o a una persona muy borde, personas que pueden llevarse muy bien o pueden chocas a la hora de hacer un trabajo.

2. CÓMO GESTIONAR LA SITUACIÓN

El mal ambiente laboral es una de las fuentes de malestar tanto dentro del propio trabajo como fuera de él. Por eso la importancia de saber cómo afrontar los problemas que pueden surgir con nuestro jefe o nuestros compañeros. 

Después de detectar cual es el problema, que es el paso más importante, podemos empezar a gestionar el conflicto la situación.

2.1 Identifica el problema

Solucionar Conflictos Con Mi Jefe Y Mis Compañeros

Se ha enfadado mi jefe, pero no entiendo por qué. Hay mal ambiente de trabajo y no entiendo por qué, si ayer estábamos bien. ¿Cómo vamos a arreglar un problema sin saber cuál es?

Por eso hay que encontrar la razón de ese conflicto, averiguar qué es lo que nos ha llevado a este estado.

En ocasiones, cuando no tenemos claro lo que ha sucedido, consultar a los afectados lo que ha sucedido puede ser la mejor idea. 

Aunque tenemos que estar preparados para una respuesta pasiva de los demás –donde se utiliza el silencio como respuesta– o una respuesta negativa –“No quiero hablar contigo”– o hasta agresiva dónde se utiliza un tono de voz excesivo y gestos de amenaza

Por eso, si el preguntar directamente sobre el problema no funciona, habrá que buscar más allá. Recordar si ha habido algo que ha cambiado el rumbo de las cosas y ver que se puede hacer para solucionarlo. 

«El problema es que todos están en mi contra, siempre tengo discusiones con mi jefe y compañeros». 

En este caso habrá que revisar por qué siempre nos rodeamos de conflictos con los demás. Echar la culpa a los demás de un problema es muy fácil, lo complicado es responsabilizarse por la parte que no toca. 

Por eso, es fundamental revisar cómo nos relacionamos con los demás. Si utilizamos un estilo de comunicación pasivo y después estallamos en ira -por eso se puede crear mal ambiente- o porque respondemos de formas muy agresivas.  

Lo que suele fallar en estos casos es la habilidad comunicativa con los demás, por lo que te animo a seguir leyendo y te enseñaré técnicas para mejorar la comunicación asertiva. 

Si el problema es que no sabemos cómo gestionar las críticas y aceptarlas, te dejo el siguiente video en el cual encontrarás técnicas para aprender a gestionarlo…👇 👇 👇 👇

A poca le gusta recibir críticas, pero es algo que nos ayuda a mejorar en el futuro. No siempre se hacen con las mejores intenciones, pero no por eso hay que desanimarse y crear un problema de ello.

2.2 Afrontar la situación

Si hay un conflicto no tienes que huir de él y hacer la vista gorda, sino que lo mejor es afrontarlo, plantarle cara.

Solucionar Conflictos Con Mi Jefe Y Mis Compañeros

Cuando uno omite lo que piensa o se hace el despistado, aunque parezca que no diga nada, sí que está transmitiendo un mensaje. 

El mensaje de “Sois libres de hacer lo que queráis porque no tomaré medidas”, y esto los demás lo detectan enseguida. Por eso la importancia de afrontar la situación y dejar clara tu postura ante el problema.

Entonces voy y le digo que ya estoy harto de tonterías. Que acabe con su mala leche y se ponga las pilas. 

Si lo hacemos de malas maneras la bola crece aún más y se hace peor. 

¿Y cómo la afronto?  Para esta pregunta te daré un par de pasos. La cuestión no es plantar tu punto de vista de repente de cualquier manera.

1. Escucha👂 imparcialmente a la otra persona. No juzgues, deja que se exprese, quizás no veáis de la misma forma la situación.

2. No impongas “paz”, si no que propón una solución. Por ejemplo, “en vez de gritarme y decirme de malas maneras lo que tengo que hacer, mejor me lo explicas con calma. Así yo entiendo lo que esperas de mí y a la próxima no tendremos esta discusión”.

3. Remarca los objetivos que tenéis en común. “Los dos queremos que la faena salga correctamente”.

4. Centraros en el problema solamente, dejando de lado otros problemas que pueda haber de por medio. Centraros en el problema por el cual ha empezado la discusión, no tenéis que arreglar todos los problemas de golpe, poco a poco. 

Mi problema es que entro en pánico y no sé cómo comunicarme con los demás. Si es ese el problema, te dejo el siguiente video en el cual te enseñamos a enfrentarte a los miedos y transformarlos en energía para ser productivo:

2.3 Mostrar empatía

Mantener una actitud positiva y activa para resolver el problema, además, de ponerse en el lugar de la otra persona. Entender lo que podría haber estado a la otra persona y entender el comportamiento de la otra persona.

Es fundamental estar dispuesto a entender a la otra persona, ponerse en sus zapatos y ver la situación desde otras perspectivas.

Hay que recordar que no todos sentimos, vemos ni pensamos lo mismo. Así que, aunque a ti te parezca obvio lo que está sucediendo, quizás a la otra persona no se lo parezca o directamente lo vea de forma diferente. 

Ambos tienen razón porque los dos expresan su propia verdad. Así que el ponerse en la piel de la otra persona y ver como lo está presenciando la otra persona es muy importante. 

Por eso la comunicación empática puede ser la solución para expresar a los demás lo que nosotros percibimos e invitar a la otra persona que nos comente como lo percibe. De esta forma haremos que los demás se sientan valorados ante lo que vayamos a decir no sea positivo.

¿Cómo empatizo con la otra persona?

1. Dudar de mi primer impulso, ya sea sentirme ofendido por lo que me dice la otra persona o responder de manera agresiva. Para eso, respiramos y nos lo pensamos dos veces. Hay que replantearse nuestros impulsos animales de vez en cuando.

2. Intentar entender y transmitir que entendemos a la otra parte. Entendemos sus motivaciones y las intenciones de los demás.

3. Intentar valorar positivamente lo que está haciendo la otra persona. 

En el siguiente video se explican estos pasos mediante un ejemplo cotidiano para poder entenderlo mejor y ponerlo en marcha sin problemas… 🤩🤩🤩

2.4 Poner límites

Una vez llegados aquí podemos tomar dos posturas. Una es no hacer nada y pensar que todos los demás son unos egoístas.

La otra es asumir la responsabilidad de establecer nuestros propios límites. 

Ante un conflicto hay que ser capaz de mantener la distancia, de no tomarlo todo de forma personal. En ocasiones soltamos comentarios que decimos cuando estamos “en caliente” pero luego nos arrepentimos. 

Por lo que lo mejor es escoger esta técnica mediadora, en la que marcamos nuestros límites. De esta forma, ni dejamos que ellos sobrepasan estos límites ni nosotros los sobrepasamos.

¿Cómo poner límites?

Para esto hay que conocerse, saber tus valores en el trabajo, saber tus prioridades, tus tolerancias y tus intolerancias. 

“No es nada fácil poner límites, a este paso me quedo solo en la oficina”.

Resulta complicado poner límites si tenemos miedos a quedarnos solos. Además, se nos educa para complacer a los demás, porque “Si eres bueno, te pasan cosas buenas y serás feliz”. Pero el ser bueno no tiene que ser sinónimo de sumiso. 

Por eso hay que saber decir que no cuando algo no nos gusta, no ceder ante chantajes emocionales y empezar a tomar nuestras propias decisiones.

Cuando tenemos un problema con un compañero o jefe tenemos que valorar la situación, y a partir de lo percibamos sabremos hasta qué punto ceder ante los demás y cuando imponerse. Pero todo esto se realiza de manera correcta cuando se ponen límites.

Solucionar Conflictos Con Mi Jefe Y Mis Compañeros

¿Y qué hago si traspasan los límites?

Cuando alguien traspasa tus límites lo más seguro es que te sientas incómodo, sientas rabia y malestar. Por eso, no lo dejes pasar, ¡díselo! 

  • Explícale cómo te sientes a raíz de lo sucedido (sin calificarlo, solamente fijándote en la situación)
  • Coméntale por qué te sientes así y qué límite consideras que ha sobrepasado
  • Aclárale que te gustaría que no volviera a ocurrir y dale una respuesta alternativa a lo que ha hecho. 

En el siguiente artículo te explican la importancia de decir que no y algunos ejemplos de cómo poner correctamente esos límites.

👉🏼👉🏼 Cómo poner límites 👈🏼👈🏼

2.5 No criticar en la oficina

Aunque nos encontremos en una situación desagradable y muy enfadados, lo último que tenemos que hacer es hablar mal de nuestros compañeros o jefes a sus espaldas. 

Recuerda que, aunque a los que se lo cuentes son de “confianza” no dejan de ser personas que compiten de forma indirecta para ascender en su puesto de trabajo. 

Además, hay una gran tentación de tener la atención de los demás y contar lo que dices de ellos. Piensa que para algunos es su momento de fama. 

Así que evita discusiones inservibles, esto lo único que hace es empeorar la situación y crear un ambiente de malestar más grande aún. 

De hecho, esto cuando va dirigido hacia el jefe puede acabar en un despido. Así que mejor evitemos caer en la tentación de desahogarse donde no es.

3. UTILIZAR LA ASERTIVIDAD…

La asertividad es una forma de comunicación que nos ayuda a expresar nuestros puntos de vista de manera directa, sincera y adecuada sin que la otra persona se sienta atacada.

Ante una discusión utilizar esta forma de comunicación puede ayudarnos a no tener malentendidos y que la discusión no vaya a más. 

Ser asertivo en una discusión hace que puedas comunicar tus valores, tus derechos y tus pensamientos sin problemas, con respeto y haciendo posible que la otra persona te respete. Es la manera más inteligente de «discutir» con una persona. 

Para saber la importancia que tiene la asertividad y cómo esto afecta a nuestra autoestima te dejo el siguiente video. Además, veréis mediante ejemplos visuales de algunas técnicas que se os comentarán a continuación:

TÉCNICAS ASERTIVAS ANTE DISCUSIONES

¿Te ha pasado alguna vez que después de discutir se te han ocurrido mejores respuestas? En ocasiones ante discusiones nos bloqueamos y no respondemos como nosotros habíamos pensado.

Para que esto no vuelva a ocurrir te dejo un par de estrategias asertivas que puedes poner en marcha en cualquier conflicto.

Si necesitas más ayuda para la comunicación asertiva te dejo el enlace de nuestro curso de asertividad, en el cual te ayudaremos con ejemplos personalizados a mejorar estas técnicas:

👉🏼👉🏼Curso de Asertividad👈🏼👈🏼

3.1 Técnica del disco rallado

Esta técnica trata de repetir nuestra idea o nuestro punto de vista una y otra vez, “como un disco rayado”📀. Esto sin entrar en las provocaciones de la otra persona y con un tono de voz calmado. 

Esta técnica funciona bien en personas insistentes, además, es una buena manera de mantener los límites y que no nos los sobrepasen. 

Aguantar en el bucle hasta que se canse la otra persona…

Solucionar Conflictos Con Mi Jefe Y Mis Compañeros

Juan trabaja como contable, al final de su jornada está pendiente de acabar los informes del día dejando claro cuánto se han gastado hoy y cuánto han ganado.  Mientras tanto, Carlos le preguntaba sobre las fotocopias que había dejado encima de la mesa hace un rato.  Juan estaba concentrado en los cálculos y no contestó hasta que acabó.

  • Carlos: ¿Tú estás sordo? Te estoy hablando.
  • Juan: Sí te escucho, pero estaba centrado en los cálculos del día mientras me hablabas.
  • Carlos: Siempre la misma excusa…
  • Juan: No es una excusa, es solamente que tenía que acabarlo ahora que tenía los números en la cabeza.
  • Carlos: Eres un mentiroso, sólo pasas de mí, al resto bien que les contestas. 
  • Juan: El único momento en el que no respondo es cuando estoy ocupado con cálculos, como ha sido el caso.

Cómo se puede observar, tú repites la misma respuesta para que a la otra persona le quede claro que nada de esto se realiza con maldad. Por eso hay que mantener la misma versión sin alzar la voz y sin utilizar adjetivos descalificativos, si no, que solamente transmitir el suceso.

3.2 Técnica del banco de niebla

Solucionar Conflictos Con Mi Jefe Y Mis Compañeros (3)

Esta técnica trata de dar en parte la razón a la otra persona y a partir de eso comentar las ideas de uno mismo. Aunque nos lo digan de malas maneras, la idea que nos transmiten es como ellos perciben la situación, por lo que suele haber algo de cierto en sus afirmaciones. 

El darle la razón no significa que la discusión vaya a más, si no que lo que se intenta es cortarlo, por eso hay que tener cuidado con el tono para no provocar una reacción de defensa de la otra persona.

Esto trata de darle su parte de razón, pero exponiendo nuestra postura después.  Esta técnica es muy recomendada para las personas “cabezotas”, que les gusta tener la razón siempre o que les gusta desafiar a los demás.  

Este tipo de personas es mucho más probable que te dejen hablar si empiezas dándoles la razón que si empiezas discutiéndoles.

María está trabajando en una agencia de abogados. El jefe le pide que le acompañe a la reunión que hay esta tarde para que dé su punto de vista. Es un caso muy importante para la empresa, ya que el jefe se juega su imagen y la de la empresa, además del dinero. 

María le dice que le es imposible, esa tarde porque tiene que ir con su hija al dentista. Es algo urgente y con lo que han tardado en darle la cita María no puede cancelarla ahora. Sabe que no tiene a nadie a quién acudir ahora a última hora, por lo que tiene que enfrentarse a su jefe. 

¿Cómo lo hará María utilizando esta técnica?

  • Jefe: Esta tarde a las 17:30h hay una reunión muy importante a la que tienes que asistir. ¡Nos jugamos el pellejo!
  • María: Sé que esta reunión es muy importante para la empresa, pero tengo que llevar a mi hija al dentista y no puedo ir contigo a la reunión.
  • Jefe: Pero ¿Cómo se puede ser tan egoísta? Aquí todos nos la jugamos, ¡no me puedes decir eso!
  • María: Entiendo que pueda parecer egoísta, pero no es mi intención. Sé lo importante que es la reunión para todos nosotros, pero de verdad que no puedo asistir contigo, lo siento. 

Cómo se puede ver, María en todo caso empieza dándole la razón a su jefe -porque por una parte la tiene. Pero ella también tiene sus ideas, por lo que después defiende su punto de vista.

3.3 Técnica de la pregunta asertiva

Estamos en el trabajo tan tranquilos, vemos que nuestro compañero de equipo se va acercando. No sabes donde meterte, ya te ha visto. Es el típico compañero que nos recrimina lo más mínimo, siempre critica, según él “para que mejoremos en nuestro trabajo”. 

Cuando me critica sólo le digo que, si a todo lo que dice, y sigo en la mía. Siempre me repite lo mismo, creo que ni él mismo se aclara.

En nuestro puesto de trabajo en ocasiones recibimos críticas sobre lo que estamos haciendo. Sin importar si estas vienen acompañadas de malas o buenas intenciones, es importante que le preguntemos el porqué de estas críticas.

Pero es que no me interesa, no pienso cambiar nada por qué él lo diga.

Si le preguntamos la razón exacta del reproche y no nos quedamos solamente con “eres demasiado desorganizado y eso se nota en tus informes”, sabremos qué nos pide exactamente. 

Es  lógico, quiere más organización, pero es imposible.

¿Por qué no escucharle antes de tomar una decisión? Podemos averiguar qué propuestas tiene para nosotros, averiguar qué es lo que nos está demandando exactamente y después ya decidiremos si queremos cambiar algo o no.🤔🤔

  • No te centras en lo que te pide, el informe está desorganizado y la información no conecta una con otra. Cómo te llevo diciendo desde hace meses, esto está siendo un desastre”.
  • Vaya, siento que pienses eso. Creo que me podrías ayudar con la organización del informe ¿Cómo crees que estaría mejor? ¿Me podrías dar unos consejos para aplicarlos en este informe y ver si así llego a lo que me pide?

Haciendo esta pregunta, invitamos a que la otra persona nos ayude a mejorar nuestro trabajo. Pero… ¿Y si no me quiere ayudar mi jefe? ¿Cómo se lo pido a otro compañero? ¡Se me cae la cara de vergüenza!

¡No te preocupes! Te dejo el enlace de un video en el que podrás ver un ejemplo de cómo utilizar la asertividad para pedir ayuda cuando la necesitamos:

3.4 Técnica del aplazamiento asertivo

La técnica del aplazamiento asertivo puede ser muy útil cuando la otra persona nos ataca directamente o cuando sabemos que nos vamos a enfrentar a alguien que se suele comunicar de manera agresiva. 

Esto trata de aplazar la discusión a otro momento que la persona se encuentre más calmada, de esta manera tendremos tiempo para reflexionar y no sentirnos abrumados ante la insistencia de la otra persona. 

Solucionar Conflictos Con Mi Jefe Y Mis Compañeros

También es una técnica útil cuando estamos en un ambiente incierto o hay una gran presión laboral, ya que nos permite aplazar la discusión y poder tomarnos un tiempo para reaccionar de la mejor manera. ⏳

Por eso, si tenemos que enfrentarnos a una conversación en la que hay presión para contestar, podemos utilizar esta técnica y ganar algo de tiempo para aclararnos.

Esta técnica se complementa con la técnica del banco de niebla o del disco rayado cuando la persona es muy insistente. Veamos un ejemplo de esta técnica:

Carlos está trabajando en un proyecto de maquetación muy importante. Este proyecto ha tenido más éxito de lo esperado y dos empresas han decidido aliarse con él. Sólo puede elegir una empresa en un plazo de 24 horas🕰️, ¡las oportunidades son fugaces!

El dueño de la empresa le suele dar bastante libertad en sus decisiones, pero en esta desde el primer momento se ha metido de lleno. Carlos no tiene ni idea de que elegir, no sabe qué le conviene y no le apetece elegir ahora. ¡Es su proyecto y no lo quiere compartir!

  • Jefe: La oferta que te ofrecen es una oportunidad única, tienes que firmar cuanto antes. ¿Le damos el visto bueno ya?
  • Carlos: Entiendo que es una oportunidad única, pero no puedo decidir ahora, prefiero tomarme más tiempo.
  • Jefe: ¡Pero es que no hay más tiempo! A ver si te crees que las ofertas te esperan a ti por tu cara bonita…
  • Carlos: Quizás te parezca una tontería no aceptarlo ahora, pero necesito tiempo para aclararme, no estoy seguro de querer compartir mi proyecto y necesito pensarlo con calma.

Cómo puede observar, lo que estamos haciendo es intentar ganar tiempo para contestar cuando uno tenga claro lo que quiere. Pero… ¿y si la situación se pone agresiva? ¿Seguimos utilizando esta técnica? 

Ante las agresiones esta técnica se puede utilizar para aplazar la conversación en otro momento. Si no lo quiere aplazar, podemos utilizar la técnica del disco rayado, repetir que queremos hablarlo en otro momento. 

  • Jefe: ¿Quieres dejarte de estupideces? Eres un idiota si no aceptas esta propuesta. A ver si te crees especial por tener éxito en un proyecto.
  • Carlos: Creo que nos estamos poniendo nerviosos, no tolero que me insultes y prefiero no discutir. Así que vamos a hablarlo en otro momento con más calma.
  • Jefe: ¡Que no hay tiempo para pensar con calma! 
  • Carlos: Te repito que ahora mismo estamos muy alterados y prefiero seguir esta conversación en otro momento.
  • Jefe: ¡No hay otro momento! El tiempo se agota y tú no paras de decir lo mismo
  • Carlos: Discutiendo no llegaremos a nada. Está siendo un día largo y duro, así que mejor lo continuamos después, ¿Te parece bien?

Ante la insistencia del jefe , nosotros podemos insistir en aplazar la conversación. En ocasiones nos invade el sentimiento de inmediatez, el “si no es ahora no lo es nunca” y nos dejamos llevar.

Por eso, mantener la calma, transmitirla y aplazar la conversación puede ser una buena técnica para estos momentos. 

Cómo sé que a veces las discusiones pueden salir de todo, te dejo un ejemplo práctico para tratar con un jefe exigente o un compañero agresivo, te dejo el siguiente video:

4. CONSECUENCIAS DE NO SOLUCIONAR EL CONFLICTO

Después de leer este artículo decidimos que no vamos a dar solución a nuestros conflictos laborales. ¿Qué es lo peor que podría pasar?

Algunas de las consecuencias negativas de no resolver las discusiones que se provocan en el ámbito laboral serán las que te afectarán en un futuro.

Es decir, quizás ahora sea una discusión pequeña, que parezca que no tiene importancia, pero cuando necesitamos algo de ese compañero las emociones de malestar por discusiones pasadas pueden salir a flote. 

Carlos y Francisco cada semana se pelean por lo mismo, ninguno de ellos lleva malas intenciones, pero tampoco se interesan por resolverlo. Cómo perciben la situación diferente prefieren discutir antes que hablarlo. 

Francisco lleva trabajando en un proyecto durante un año entero, y por fin ha llegado su momento de presentarlo. Para que se apruebe ese proyecto necesita la aprobación de todos los trabajadores de la empresa. 

El último en votar es Carlos. Carlos sólo quiere estar bien en su trabajo y Francisco todas las semanas le da problemas. Además, nunca ha intentado hacer nada por cambiarlo, así que supone que si se aprueba el plan irá a fastidiarlo. Por lo que vota en contra.

A Francisco le rechazan el proyecto, a pesar de que a muchos le ha gustado. Carlos sólo quería mantener su seguridad en el puesto y Francisco sólo quería prosperar. Ninguno tenía mala intención con el otro, pero cómo tenían un frente abierto y no se soluciona, se fastidia el trabajo.

A esto nos referimos con que, si dejamos las discusiones abiertas en nuestros puestos de trabajo, en un futuro estas pueden salir a flote. Sin darnos cuenta estamos dejando una imagen que no es a la otra persona.

¿Por qué mantenerla? ¿Por qué no es mejor resolverlo todo y estar tranquilo? Nadie prefiere vivir en tensión en vez de tener tranquilidad y buen ambiente.  

Además, puede que sea afectada la productividad en el trabajo. Cómo he discutido con mi compañero, me putea pasándome la tarea sin acabar. Cómo nadie más lo ve, no me creen, así que como vamos con esas, yo también le “fastidiaré”. 

Solucionar Conflictos Con Mi Jefe Y Mis Compañeros

Vendetta… Pero esto no es una serie o una película, no eres un/una Peaky Blinder…

Si empezamos así nunca acabará el problema dentro del trabajo, porque se está empezando una guerra de a ver quién puede más, y nadie quiere perder en nada. También nos podemos cegar en fastidiar al otro y en vez de eso tirarnos piedras en nuestro propio trabajo.

Francisco después de lo sucedido decide fastidiar las entregas de Carlos. El supervisor después de un mes llama a Carlos a su despacho y le pregunta qué está pasando con las entregas. Le comenta que Carlos es el culpable, que lo hace mal y no le está haciendo caso.

El supervisor es claro y conciso en su decisión “Tu trabajo es que estas entregas salgan bien sin importar quien no lo haga bien. Si alguien te retrasa el trabajo y después de hablarlo no te hace caso me lo dices, pero no dejas las entregas así. Necesitamos compromiso en esta empresa y si seguimos así muchos clientes dejarán de contar con nosotros”.

¿Qué ha pasado? Francisco empezó una guerra💥🆚 Carlos, pero sin darse cuenta sólo se ha fastidiado a sí mismo. ¿Merece la pena? La verdad es que no. Cómo hemos visto, otra consecuencia de dejar el conflicto vivo es que se crea tensión innecesaria en el trabajo.

Aquí te dejo un artículo en el cual se comentan los tipos de conflictos y las consecuencias de dejar el fuego ardiendo después de una discusión:

👉🏼👉🏼 ¿Es bueno tener conflictos?👈🏼👈🏼

5. CON QUÉ NOS QUEDAMOS

La violencia física o psicológica no es la solución para salir de un conflicto o para después de una discusión salirte con la tuya. Existen técnicas mucho más adecuadas en las que expresas lo que realmente quieres partiendo del respeto mutuo. 

Aprender estas técnicas lleva tiempo, por eso hay que ponerla en práctica ante cualquier problema que tengamos. Estas técnicas llevan su tiempo hasta que salen de forma automática. 

Si necesitas ayuda nosotros estamos dispuestos a ayudarte a integrar la técnica o a practicarla con nosotros para cuando tengas un problema puedas enfrentarte con una comunicación asertiva sin problemas. 

Por un lado, si nos atacan verbalmente y no queremos seguir la conversación recuerda que “dos no pelean si no uno quiere”.

Solucionar Conflictos Con Mi Jefe Y Mis Compañeros

Así que en esos momentos viene de lujo el saber poner nuestros límites y antes de “perder la cabeza” cortar la comunicación por completo.

Cómo has podido leer en este artículo, dejarse llevar por la rabia no es una buena opción. Es completamente normal que en algunos momentos la ira nos gane, pero antes de decir algo de lo que nos podemos arrepentir, mejor cortamos todo y lo aplazamos. 

Si quieres más información sobre como resolver cualquier tipo de discusión te dejo el enlace de nuestro e-book:

La fórmula para perder el miedo a expresar tus opiniones y que seas escuchado

Te daremos la fórmula que te ayudará a perder el miedo a expresar lo que sientes y aprenderás a como hacer para que te escuchen. Además, te enseñarán formas de realizar peticiones atractivas en el trabajo, de esta forma ya no tendrás miedo a exponerte ante los demás. 

Psicología y Comunicación

¿Quién Soy yo Siento que no me conozco

psicologia_y_comunicacion

Psicología y Comunicación

 

 

 

 

Por Elena

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x