Entradas

Asertividad, 8 consejos prácticos para desarrollar la asertividad en el trabajo

Este artículo es una colaboración de Pau Navarro, especialista en marketing y comunicación, sobre las consecuencias de la presencia o ausencia de asertividad en el entorno laboral, así como una recopilación de las estrategias más adecuadas para desarrollarla correctamente.

Si después de leerlo quieres ampliar más información, puedes echar un vistazo al artículo sobre la asertividad en nuestro blog amigo Habilidad Social. Y si buscas formación en competencias profesionales para ti o tu organización, consulta nuestra sección de cursos.

La importancia de la asertividad en el trabajo

Uno de los dilemas más habituales a los que nos enfrentamos como empleados de una organización es encontrar el grado adecuado de asertividad que debemos usar en nuestras relaciones profesionales.

Pasamos muchas horas al día rodeados de la misma gente por lo que pueden llegar a establecerse vínculos sociales profundos. Y eso es un arma de doble filo: crear una mala relación con alguien puede tener consecuencias nefastas ya que difícilmente os podréis evitar si trabajáis en el mismo sitio.

La asertividad en el trabajo ayuda a poder comunicar lo que piensas de una manera atractiva

La asertividad en el trabajo ayuda a poder comunicar lo que piensas de una manera atractiva

De la misma forma, el hecho de que en un entorno laboral exista una escala jerárquica jefe-subordinado implica que algunas personas estén en una posición de mayor poder que otras, por lo que hasta cierto punto resulta de sentido común que tomemos ciertas precauciones para no hacerlas enfadar.

Por todos estos motivos seguramente te identifiques con varias de las siguientes situaciones:

– ¿Alguna vez no has dicho lo que estabas pensando en una reunión de trabajo y te has limitado a asentir y mostrar tu conformidad?

– Cuando en un equipo de trabajo hay un compañero que no cumple con sus responsabilidades, ¿se lo haces saber o no dices nada para no herir sus sentimientos?

– ¿Crees que te mereces un incremento de sueldo pero no te atreves a pedírselo a tu jefe porque ahora no es el momento?

Comunicarte con asertividad te permitirá hacer valer tus derechos y opiniones en este tipo de situaciones. Sin embargo, la verdadera dificultad radica en encontrar el delicado equilibrio entre ser demasiado asertivo o quedarte corto.

Los beneficios de ser asertivo en el trabajo

Seguramente conozcas muchos de los beneficios de usar la asertividad en tu entorno laboral: menor nivel de estrés, mayor rendimiento y creatividad al encontrarte libre para expresarte,  sentirte respetado, reforzar tu autoestima, etc.

Sin embargo también hay un beneficio más “material”. Resulta que los trabajadores que defienden sus intereses y no aceptan de entrada un no por respuesta también ganan más dinero.

Un estudio de la Universidad George Mason demostró que los trabajadores asertivos podían llegar a ganar más de 600.000 dólares durante una carrera profesional de 40 años.

Aquellos trabajadores que esperaban que les llegaran los aumentos de sueldo por méritos propios, casi nunca terminaban consiguiéndolos.

El prototipo del empleado trabajador y esforzado que nunca abre la boca para quejarse o pedir algo puede ser útil para la organización, pero no es la actitud que más conviene a su economía.

Cuidado con pasarte… y con quedarte corto

En varios estudios sobre las competencias de los líderes y empleados más respetados se ha comprobado que un exceso de asertividad, entendido como la tendencia a hacer valer sus derechos en cualquier situación, puede ser perjudicial.

Si bien la asertividad es una habilidad que puede aprenderse, algunos trabajadores, en su intento por ser más asertivos, pueden terminar pisando el terreno de la agresividad.

En una investigación del año 2007 se determinó la importancia de encontrar un equilibrio en el grado de asertividad en un entorno profesional, como se puede observar en el gráfico adjunto:

Un déficit de asertividad conduce a una impotencia funcional para dirigir equipos y personas por no ser capaz de infundir respeto, mientras que un exceso implica prestar poca atención a las necesidades de los demás, con lo que socialmente nos convertimos en seres agresivos e insoportables.

Encontrar el equilibrio adecuado de asertividad, respeto por los demás, e inteligencia es lo hace a un gran líder. Pero a menudo encontrar ese balance es una tarea complicada.

No es fácil encontrar el punto justo de asertividad

Aunque la clave del éxito sea ser asertivo en su justa medida, la realidad es que resulta difícil determinar por nosotros mismos cuál es nuestro nivel de asertividad.

En otro estudio de la Universidad de Columbia quedó claro que mucha gente es totalmente ciega a cuán asertiva es a ojos de los demás.

En esta investigación se observó que mucha gente cree que está siendo perfectamente asertiva cuando  en realidad es percibida por los demás como demasiado agresiva o excesivamente dócil.

Y eso acarrea una conclusión bastante dura: probablemente conozcas ese tipo de personas insufribles que no tienen ni idea de la imagen que proyectan, ¡pero este estudio sugiere que a menudo esas personas somos nosotros mismos!

El aprendizaje es que si realmente quieres valorar tu conducta, no debes fiarte de tu propia opinión. Deberás conocer la opinión de los demás.

Para los jefes esto puede ser complicado (¿qué subordinado se atreve a decirle a su jefe que es insoportable?), pero sólo de esta forma sabrás si tu nivel de asertividad es el adecuado o si, por el contrario, pecas por exceso o por defecto.

8  consejos prácticos para desarrollar la asertividad en el trabajo

A continuación verás un listado de técnicas para ajustar tu nivel de asertividad en el trabajo.

La clave es que vayas practicando cada uno de los puntos poco a poco para interiorizarlos y encontrar el equilibrio.

1. Plantéate un objetivo definido

bienestar laboralA menudo, cuando alguien decide ser más asertivo, comete el error de empezar a decir “no” a cualquier tipo de petición porque cree que así parece más duro.

Muchos otros también se lanzan a defender sus derechos sin ni siquiera saber qué quieren decir.

¡Pero la asertividad no se trata de ganar todas las batallas! Antes de ser asertivo es crucial que conozcas qué quieres conseguir.

Piensa tus objetivos antes de una conversación. ¿QUÉ es lo que realmente quieres conseguir? De esta forma te será más fácil planificar CÓMO vas a decirlo. Y una vez finalice la discusión, evalúate: ¿realmente has logrado lo que querías o te has dedicado a luchar por batallas irrelevantes?

2. No te olvides de los derechos de los demás

Otro error común de la gente que decide ser más asertiva es la de olvidarse de escuchar a los demás, emprendiendo una cruzada con el único fin de proteger sus necesidades. Y entonces es cuando empiezan a convertirse en trabajadores egocéntricos y molestos.

Cuidado por lo tanto con no balancear bien tu grado de asertividad, ya que un exceso puede interpretarse fácilmente como arrogancia, y en un ambiente profesional difícilmente alguien podrá advertirte.

asertividad en el trabajo 2

Por eso es importante que intentes empatizar con los demás y entender también qué tratan de defender con sus argumentaciones. Sólo entonces podrás encontrar puntos en común con tu postura (si los hay) y mostrarte asertivo pero también comprensivo.

3. Pregunta a tus compañeros cómo te ven

Quizás el punto más importante de todos los que hay en esta lista. Las personas somos bastante malas evaluando nuestro nivel de asertividad en nuestra comunicación, y por esto es importante que conozcas la imagen que proyectas en los demás.Como tener éxito en el trabajo

Si bien en nuestro círculo social cercano resulta relativamente fácil pedir la opinión de nuestros amigos, en un ambiente laboral es más complicado. Pero aún así debes hacerlo o estarás totalmente ciego a la impresión que causas en los demás.

Coge aquellas personas con las que tienes más confianza (incluso tu superior) y pídeles que de forma honesta describan tu estilo de comunicación.

Con esto no sólo conseguirás entender qué puntos debes mejorar o gestionar, sino que probablemente aquellas personas a las que se los has consultado agradezcan tu confianza y honestidad. Y prepárate porque luego ellas te preguntarán lo mismo a ti 😉

4. Ve al grano con lo que quieres comunicar

Es también muy habitual que, en un esfuerzo por quitar agresividad a nuestro mensaje y camuflarlo un poco, lo revistamos de información adicional innecesaria.

Esto lo único que logra es que los demás dejen de prestar atención a lo que realmente queremos decir o incluso se aburran.

Cuanto antes llegues al núcleo de tu mensaje y te centres en él, más convincente resultarás. Si quieres quitar agresividad no te andes por las ramas y utiliza lo que viene en el consejo siguiente.

5. Usa la comunicación subjetiva

Cuando expreses tus opiniones o necesidades te recomiendo que utilices la comunicación en primera persona para hacer saber a tu interlocutor que lo que estás diciendo es una expresión de tus pensamientos.

“Me gustaría hablar sobre mi sueldo” es bastante menos agresivo que “Hay que hablar sobre mi sueldo”. Utilizar la comunicación subjetiva, además de respeto, añade sinceridad e importancia a tus palabras.

Usar la comunicación subjetiva significa expresar las cosas como tú las sientes sin culpabilizar a nadie. No implica que debas abrir tu corazón y exponer tus emociones desnudas, sino hablar sin emitir juicios ni personalizar críticas.

6. No disminuyas la importancia de tu mensaje

Uno de los peores errores que puedes tener en tu comunicación asertiva para expresar tus argumentos es la de devaluar tu propio mensaje reduciendo la importancia de lo que estás diciendo.

Expresiones como “Quizás me equivoque pero…” o “Sé que parecerá una tontería…” o “Esto es sólo una idea…” no son buenas aliadas para defender una postura, ya que tienen la connotación de que la persona que lo está diciendo no confía demasiado en su idea.

Este tipo de expresiones alertan a los oyentes de que lo que viene a continuación no es demasiado importante y les dan motivos para buscar la confirmación de que tu idea es una tontería. Intenta evitarlas.

7. Evita hacer de abogado del diablo

Comunicación asertiva en el trabajo

Saber usar herramientas de comunicación en el ámbito laboral

Otra manera bastante habitual de intentar expresar tus pensamientos sin parecer que te estás oponiendo a las ideas de tus compañeros o superiores es la de hacer de abogado del diablo.

Aunque pueda parecer una buena estrategia para evitar generar conflictos o herir los sentimientos de nadie (“Estoy de acuerdo, pero haciendo de abogado del diablo…”).

En una investigación se pudo comprobar como esta estrategia  habitualmente tiene el efecto contrario al esperado: ¡refuerza la opinión del grupo sobre el argumento original!

8. Si eres mujer, evita parecer demasiado dura

Un estudio de la Universidad de Stanford ha demostrado que en el mundo laboral, aquellas mujeres que pueden combinar la asertividad con la confianza y seguridad en sí mismas, y que adaptan estas habilidades a su entorno, consiguen más promociones que el resto de hombres y mujeres.

La flexibilidad de las mujeres en adaptar su comportamiento parece ser uno de los mayores indicadores de éxito profesional, hasta el punto que algunas de ellas están consiguiendo posiciones de mucha responsabilidad utilizando este enfoque estratégico.

Sin embargo, este y otros estudios, determinan que aquellas mujeres que tienen un comportamiento más agresivo en el trabajo, (más masculino en palabras de los propios autores),  y que no saben regularlo, no alcanzan tantos logros profesionales.

Las conclusiones de los estudios sugieren que no comportarse de forma más femenina cuando la situación lo requeriría puede obstaculizar su carrera profesional en comparación con sus colegas masculinos.

Estos estudios concluyen que para que las mujeres tengan mayor éxito en el mundo laboral deben ser asertivas y confiadas, pero si traspasan la línea de la agresividad y se comportan en desacuerdo con los estereotipos femeninos, pueden ser penalizadas por ello.

La recomendación de los autores es que las mujeres deben elegir cuidadosamente cuándo usar mayor fuerza y agresividad y cuándo no.

Adapta tu conducta al contexto

Independientemente de estas recomendaciones, la clave es adaptar tu conducta al entorno y el contexto. Cada vez menos, pero todavía hoy en día es posible encontrarse con organizaciones que no valoran que sus empleados sean gente asertiva que defiende sus derechos.

También en algunas situaciones no será posible expresarse con la asertividad que sería necesaria.

Si tienes un jefe excesivamente autoritario, o justo acabas de incorporarte a una empresa, tu posición de poder frente tu superior todavía es muy desigual, por lo que seguramente podrás empezar a decir No después de una temporada diciendo Sí.

 

Tampoco se debe mitificar la asertividad. No es el remedio a todos los males en el ambiente laboral. Pese a ser muy útil en un entorno laboral estándar, en situaciones de acoso laboral o de baja autoestima probablemente sea necesaria otro tipo de intervención más fuerte.

En un entorno normal, si bien hay que ser consciente de su papel y de su importancia, la clave realmente está en ser flexible y adaptable ya que no todas las circunstancias exigirán el mismo nivel de asertividad.

En algunas situaciones deberás ser más inflexible y en otras ceder totalmente a los intereses de los demás, pero lo importante es que mantengas un equilibrio que te permita mantener unas relaciones profesionales correctas con la gente de tu entorno.

Se ha demostrado que los líderes más preciados son aquellos que saben modular su comportamiento a la situación, a veces presionando de forma inflexible a su equipo y otras veces cediendo completamente a sus demandas.

Saber cuándo corresponde un tipo u otro de conducta es lo que permite a los buenos líderes mantener sus equipos motivados y competitivos.

 

psicologia-valencia-formacion

 

 

Como afrontar una infidelidad

michela¿Como afrontar una infidelidad? Es una de las preguntas más delicadas para responder en una pareja. Para ayudarnos a entender mejor la situación tenemos la fortuna de contar con la colaboración de Michela Guarente, pedagoga, sexóloga, consultura sexual de www.hablemosdesexo.com, bloggera de www.edemujer.com y coach en promoción de la salud sexual. Siguela en twitter y en su página de facebook.

Fui infiel, ¿que hago?

Muchos estudios coinciden en que casi el 50% de las personas adultas (hombres y mujeres por  igual) ha sido infiel alguna vez. Es tu caso: estuviste con otra persona y ahora no sabes si contarle a tu pareja o quedarte con el secreto.

También te puede interesar

¿Qué es la infidelidad?

Este concepto va a depender de la mirada individual y luego de la que se construya en pareja.  Cuando las personas se unen en una relación erótico-afectiva, muchas asumen erróneamente un concepto “universal” de infidelidad. Lo ideal  es establecer una serie de acuerdos donde se precise cuáles prácticas se consideran o no como infidelidad: besarse o  tener relaciones  sexuales con otros,  coquetear, contar intimidades a un tercero,  etc.

banco de risas

Fui infiel. ¿y ahora qué hago?

Si lo vives como una decisión incorrecta, discúlpate a ti mismo. Luego, si te pasa por la cabeza  escudarte en argumentos como “la relación estaba pasando por una crisis”, “se acabó el sexo”  o culpas a tu pareja por “empujarte” a la cama con otra persona, toma en cuenta que ser infiel es responsabilidad personal.

achis

¿Confesar o callar?

Antes, vale la pena preguntarse  ¿“para qué” quieres  contarlo?, luego toma la decisión. Es individual y no hay un guión. Si decides callar, toca buscar herramientas para que puedas sobrellevarlo contigo mismo/a y espantar pensamientos intrusivos. Recuerda que también se comunica mucho sin hablar.
Si decides revelar esta información que sea  porque:

A| Forma parte de tus valores y consideras que es la acción correcta, porque prefieres prevenir y que tu pareja se entere por ti,  porque te agobia la culpa o por el argumento que tengas,  considera que tu pareja puede o no tener herramientas para manejar lo que le has contado. En ese sentido es importante pensar qué y cuánto de lo ocurrido se confesará y en qué momento lo harás.

B| Una cosa es la sinceridad y otra el sincericidio , es decir, la pareja no tiene por que enterarse con lujo de detalles de toda la situación. Con lo anterior, no invito a mentir, sino a pensar en los mensajes que vas a comunicar. Si se cometió una falta dentro de los acuerdos de pareja y se decide transmitir esa información, debe hacerse de manera asertiva

“Quien es infiel, lo volverá a ser”

No es del todo cierto, pero como la confianza se ha roto, puede ser un pensamiento recurrente. Si quieres desmontar esta idea: a trabajar

Otras consecuencias

Cuando se es infiel,  y te involucras con una tercera persona, es oportuno, evaluar si sólo se trata de una relación recreativa o si se quiere trata de algo más. Lo ideal es conversarlo y establecer límites para que no haya heridas emocionales.

Por otro lado, aun cuando parece obvio, en estas relaciones es necesario el uso de preservativo para evitar consecuencias físicas mayores como embarazos no planificados o infecciones de transmisión sexual. La sola confianza en la apariencia externa de la persona, no es un método anticonceptivo.  Asegúrate que no ha pasado nada más.

corazon roto

¿Se puede superar?

Cuando se confiesa un tema como éste, hay parejas que la situación las agota y deciden culminar…no lo logran. Otras,  deciden continuar con la relación pensando en el mito romántico “el amor lo puede todo” pero a la mínima conducta “sospechosa”, detona un conflicto, lo cual resulta extenuante.

Otro escenario es que muchas parejas pueden superar la situación  y hasta fortalecer el vínculo, pero esto no algo mágico. Requiere comunicación, recuperación de la confianza, mucha voluntad individual y hasta de intervención terapéutica, así que no dudes en usar este recurso si deseas continuar adelante.

Nuestro cerebro se vuelve primitivo ante una persona atractiva. Entrevista Raúl Espert (II) Habilidades sociales

2015_0311_11373400Después del éxito de nuestra primera entrevista al Neuropsicólogo Raúl Espert acerca de cómo nuestra estructura genética afecta a nuestro desarrollo profesional. Esta vez hemos contactado con Espert queriendo saber más sobre cómo afectan de los detalles de nuestra estructura cerebral en relación con las habilidades sociales.

Para quien todavía no le conozca, Raúl Espert es doctor en neuropsicología del Hospital Clínico de Valencia y profesor titular de Psicología en la Universidad de Valencia, lleva estudiando la neurobiología, la psicobiologia y la psicología cognitiva desde hace más de 30 años. Especialista en Logopedia y Sexología, docente en más de 15 masters nacionales, y desde 2009 es uno de los pocos galardonados con el Premio de Excelencia Docente por el consejo social de la UV y la Conselleria d´Educacio de la GV.

 También te puede interesar:

Entrevista a Raúl Espert:

1| ¿Están limitadas nuestras capacidades y habilidades en función de nuestra estructura neuronal? ¿Puede una persona tímida dejar de ser tímida?

Sí, no me cabe duda. Tú caracterialmente puedes ser tímido, pero puedes pulir todo aquello con una buena formación y un buen autoconocimiento. Es una ayuda que la psicología te brinda, que puedes aprovechar mediante herramientas que son súper poderosas para ser simplemente una persona más persuasiva. Y ser persuasivo no es solo vestirse bien, son muchas más cosas en conducta no verbal y verbal.

2| ¿Cuáles son las diferencias a nivel cerebral entre ser una persona tímida y una persona introvertida?

La timidez es una barrera que probablemente las propias experiencias de la vida te han puesto, tú la crees y no te atreves a cruzarla. Cuando realmente es una barrera de cristal, y puedes vencerla rápidamente con un buen golpe de martillo. Las dos tienen mucho en común , pero la timidez es una barrera que nos creamos artifialmente.

3| ¿Qué provoca en nosotros y en los demás mostrarnos como una persona insegura o tímida?

manosLo primero que crea mostrarse inseguro y tímido es una pérdida de credibilidad. Una sensación de fracaso, una sensación de que esa persona no va a triunfar en la vida. No me cabe duda de que esto es modificable.
Además, existen  muchas formas de mostrarse tímidos, como con el tono de voz o la postura corporal. Al igual que existen formar de parecer más seguro. Este tipo de gesto, por ejemplo, denota poder. Hay muchos gestos en comunicación no verbal.

 4| ¿Cuáles son los principios que nos hacen pensar que una persona tímida no va a tener éxito?

Cuando eres tímido no tienes una conducta proactiva. No eres una persona con iniciativas, no eres una persona que mueve masas, ni mueve recursos tanto biológicos como neuronales.  Por tanto es como estar en standby y que los demás te perciban como una persona que no va a triunfar. Esto provoca una especie de bucle, que lo llamamos la profecía autocumplida, si te sientes y proyectas que eres fracasado y tímido, te acabarás volviendo fracasado y tímido.

Hay una serie de herramientas en la comunicación no verbal que permiten cambiar estos hábitos. Podemos fijarnos en, por ejemplo, la evolución del líder político Pedro Sánchez y vemos que hay un cambio notable en su actitud, forma de vestir, capacidad de persuasión. Y esto podemos verlo en absolutamente todos los políticos, ¿Porqué? Por que tienen una serie de psicólogos y asesores detrás que les han ayudado a mejorar en ello y a desarrollar estas capacidades.

En este vídeo que colgué en mi web hace poco podéis ver unos pocos ejemplos del poder que tiene nuestra imagen a la hora de persuadir.

5| Nuestro cerebro hace un análisis global de nuestro lenguaje no verbal. ¿Qué partes del cerebro están implicadas?

Prácticamente está implicado todo el cerebro. El cerebro visual, la corteza prefrontal, el hemisferio derecho que analiza las emociones. Todo el cerebro trabaja a gran velocidad para determinar si una persona es creíble o no es creible.
Muchas veces la persuasión de la credibilidad nos viene dada solo por la ropa. Ves a alguien vestido de traje que te quiere vender algo o una persona atractiva y su poder de persuasión es mayor, logrará “venderte más la moto”, y evidentemente eso las empresas lo saben. A esto se le llama el efecto halo, del que podéis ver más vídeos en mi web.

6| ¿En qué medida podemos controlar de manera consciente nuestro lenguaje no verbal?

Gran parte del lenguaje no verbal está controlado por el sistema autónomo, sobre todo de tipo simpático. No podemos controlar muchas respuestas como por ejemplo la sudoración o la midriasis, contracción de la pupila… Cuando mientes, hay una derivación de sangre hacía la carótida externa que hace que haya más flujo sanguíneo hacia la cara y provoca picores. Entonces existen determinadas cosas que son muy difíciles de controlar.

En general es muy difícil controlar nuestro lenguaje no verbal, pero no quiere decir que no se pueda aprender. Podremos controlar nuestra postura, la focalidad de la mirada, los gestos,.. Debemos integrar todo esto a nuestra personalidad para que fluya de manera no forzada.

7| ¿Qué elementos pueden mejorar la calidad de una relación entre dos personas?

cabeza pensantePues el elemento que no vemos a simple vista y crea esa cercanía y confianza es la oxitocina. Conseguir aumentar esta hormona se consigue por medio de la generosidad.
Cuando tú eres generoso con otra persona esa persona te lo devuelve con generosidad, eso crea un vínculo que hace tu hipófisis segregue oxitocina y eso a su vez fortalece las relaciones sociales. La oxitocina está implicada en la empatía, la cercanía, la entrega, el compartir de manera desinteresada. Se podría decir que la herramienta más poderosa de generar oxitocina y cercanía es la generosidad.

8| ¿Hasta qué punto las redes sociales están limitadas para generar esas reacciones químicas?

Uno puede adoptar o adaptar un perfil social ficticio. Uno puede verter una tipo de cualidades que no tiene de modo online a través de un blog o un perfil , pero no por esto pasa a ser un líder. Cuando te entrevistas con esa persona puedes ver que no hay madera, pero porque lo que ha hecho es no aprender las cualidades apropiadas, simplemente verter información que no se corresponde con la realidad.

El problema de las redes sociales es que la gente cada vez se ve menos. Y contactan más a través de Facebook o Messenger. Eso quita riqueza de una relación en persona. Quita la riqueza de poder mirarse a los ojos.
Durante esta entrevista, os habréis fijado que en ningún momento os miro más de 7-10 segundos a los ojos. No hay que mirar a una persona más que ese tiempo porque a partir de los 10 segundos se empiezan a segregar catecolaminas y empiezas a sentirte incomodo, quizá puedas pensar que esa persona quiere algo más de ti.

Si te das cuenta, existen una serie de conocimientos básicos que pueden enriquecer esa comunicación social. Las redes sociales nos quitan esa parte humana de la relación social. Esto ocurre también mucho en las webs o apps de ligues, y vemos personas que se proyectan como alegres y abiertas a los demás con perfiles maravillosos, y cuando se conocen descubren que no se corresponde con lo que ponía en el perfil.

9| ¿Ocurre químicamente lo mismo en nuestro cuerpo cuando vemos una imagen de una persona atractiva a cuando la vemos en persona?

2015_0311_11363100Ocurren muchos más procesos químicos en la realidad que en fotografía, pero sí que ocurre lo mismo. Cuando vemos a un hombre o mujer muy atractivos, se produce una desconexión del lóbulo frontal. Visto de otro modo, son millones de años de evolución tirados a la basura por ver una persona guapa. Entonces quien toma aquí el relevo es tu cerebro reptiliano, que efectivamente es la parte mucho más antigua, que te hace sentir deseo, etc,.. y pone en marcha el hipotálamo para prepararte para el sexo. Es una respuesta muy bien orquestada a nivel neurobioquímico.

10| Para Raúl Espert, ¿Qué parte de nuestra personalidad es biología y que parte es ambiente?

Yo diría que somos un 40% biología y un 60% ambiente. En principio los genetistas en los años 80 opinaban que prácticamente en 80-90% de nuestra personalidad estaba determinada biológicamente, que nuestra personalidad ya venía encerrada en esa caja negra que es nuestra biología y nuestros genes.

Pero actualmente conocemos mucho más. La epigenética  es una nueva rama de la genética que va mucho más allá. Esta ciencia dice que lo que tú hagas con tu vida: alimentación, ejercicio, toma de decisiones, toma de fármacos o drogas; te permitirá cambiar tu vida e incluso alargarla hasta 10años respecto a la toma de otras decisiones de tipo tóxico.

J.B. Watson decía: “Dadme diez niños recién nacidos y yo haré con ellos un médico, un ingeniero, un arquitecto, un abogado..”   Opino que no es tan extremo, ya que la genética es muy importante. Pero yo sí que creo que el 60% de nuestras vidas está ligada a nuestras decisiones, nuestra formación. Y creo firmemente en el cambio, si no creyera en el cambio no estaría aquí.

CÓMO SABER SI ESTOY EN UNA RELACIÓN TÓXICA

Nayra SantanaAfortunadamente para esta web contamos con la colaboración de la psicóloga Nayra Santana, una compañera de profesión apasionada y valiente que desde que inició su camino profesional ha demostrado determinación y capacidad de adaptación. En este artículo nos proporciona las preguntas clave para saber si nuestra relación es tóxica o si tenemos una pareja tóxica. En su web podréis encontrar mucho contenido sobre qué habilidades son de vital importancia para evitar caer en relaciones tóxicas donde uno de los integrantes pueda hacer daño en la autoestima de la otra persona. Os dejo con ella.

También te puede interesar:

CÓMO SABER SI ESTOY EN UNA RELACIÓN TÓXICA

Si yo te pregunto si las mujeres de nuestro país sufren algún tipo de violencia de género, es muy probable que me respondas con bastante rotundidad que SI. Pero si te pregunto si las jóvenes y adolescentes sufren violencia de género, quizás te resulte más extraño y dudes de su ocurrencia.

Desgraciadamente esta percepción no solo la tienen los adultos, los propios jóvenes y adolescentes NO perciben como maltrato muchas de las conductas que realizan o soportan dentro de sus relaciones.  Esta falta de percepción pone en peligro la integridad física y emocional de muchas de ellas.

Según arrojan los datos estadísticos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, desde el año 2003 que se recaban cifras, 38 jóvenes menores de 20 años fueron víctimas mortales de violencia de género. Pero si además por jóvenes entendemos  chicas entre 20 y 30 años, debemos sumar 160 víctimas mortales más.

Son cifras que hablan por sí solas y confirman que estamos ante un problema que debemos atajar. ¿Cómo? Educando, informando a las jóvenes y adolescentes para que puedan diferenciar a tiempo en qué tipo de relación de noviazgo se encuentran.

Este es el objetivo de este artículo acercarte situaciones cotidianas, quizás tan cotidianas que te impiden a ti, a una amiga,  a tu primo o compañero de clase daros cuenta que ciertas conductas están muy lejos del amor.

5 preguntas sobre tu pareja

5 preguntasPara muchos es más “fácil” y evidente rechazar una agresión física, pero no tenemos que olvidar que la violencia de género no comienza a partir de una bofetada, herida o un golpe. Cuando este tipo de conducta agresiva se produce en la relación, es más que probable que previamente durante cierto tiempo la mujer, joven, adolescente  ha sufrido otro tipo de maltrato más sutil y difícil de diferenciar pero igual de dañino y tóxico como una bofetada. ¿Cómo saber si estás en una relación que no te conviene?

Tú relación NO va bien si…

A | ¿Tu pareja te controla?

Tu pareja quiere saber constantemente dónde y con quién estás. Te hace preguntas parecidas a estas: “¿Con quién vas a salir esta noche?”, “No quiero que salgas con tus amigas”. ¿Qué está haciendo ahora mismo?”.

Tu pareja vigila las llamadas del móvil, y la conexión del whastsapp y te pregunta constantemente  “Con quién chateabas anoche a las 23:00, si no era conmigo?.”

Tu pareja te exige que le contestes al whatsapp de forma inmediata sin tener en cuenta tu opinión o tus circunstancias.

Tu pareja te pide las contraseñas de tus redes sociales como “prueba de amor” y dice algo así como “Si me quieres de verdad y no tienes nada que esconder, me darías tus claves”.

A tu pareja NO le gusta las fotos que subes a tus redes sociales y se enfada por los “megustas” que das.

Tu pareja controla cada movimiento que realizas en redes sociales, con quien chateas, tuiteas o que nuevos amigos tienes y si no son de su agrado te “exige” que dejes de seguirlos.

Tu pareja te dice cómo tienes que vestirtemaquillarte o peinarte. Al principio quizás “solo” diga que no le gusta la falda o el escote, con más confianza quizás te diga que no le gustas tú y finalmente termine prohibiéndote o exigiéndote sus gustos.

Tu pareja te amenaza con publicar fotos o vídeos íntimos durante una discusión o en caso de querer dejarle.

Has pillado a tu pareja revisando tu bolso, móvil o agenda sin tu permiso

Tu pareja impone todas las reglas de la relación. Y decide sin tenerte en cuenta los días en que salís, los horarios, los tipos de salidas.

control en la parejaTu pareja NO empieza prohibiendo directamente sino indirectamente, haciendo comentarios más o menos sutiles de tu forma de vestir, “invitándote” a que te lo quites pero todavía no se enfada. Al principio el  control es sobre la ropa y maquillaje, pero cuando tu relación se va consolidando los ámbitos de control son mayores: tus horarios, actividades, tus amigas, tus redes sociales. Al principio, quizás para evitar discusiones, cedes y tu pensamiento es: “Total solo es una falda. Por una falda no me voy a enfadar con mi novio”.  

Poco a poco te vas acostumbrando a ceder en aspectos menos importantes, entrando en una “dinámica de cesión permanente”, estableciendo la cesión como herramienta de solución para evitar conflictos con tu pareja. Con el paso del tiempo, esto provoca el desuso o el no aprendizaje de otras habilidades de comunicación, estrategias de afrontamiento y de resolución de conflictos, dañando tu personalidad.

¿Son frecuentes estas situaciones en tu relación de pareja? En caso afirmativo, debes preguntarte si estás en la relación adecuada. El control NO es amor,  es una forma muy sutil de ejercer la violencia psicológica, sutil sí pero muy dañina.

B | ¿Está celoso porque te quiere?  

Es probable que en alguna ocasión hayas pensado, oído o te haya dicho alguna pareja algo parecido? a…“Si no eres celoso es que no me quieres”, “Los celos es una forma de amor”, “Si alguien es muy celoso es porque te quiere mucho”.

¿En alguna ocasión has sido protagonista de alguna de estas situaciones?

Te prohíbe que tengas nuevas amistades en las redes sociales

No quiere que pases tiempo con tus amig@s así es que te prohíbe o te dificulta quedar con ell@s

No le gusta que vayas a estudiar a la biblioteca, allí hay muchos chicos nuevos a los que puedes conocer

Si sales por la noche, solo puedes hacerlo en su compañía

Tu pareja se pone celosa cuando llaman por teléfono

Te acusa de coqueteo cuando hablas con otros chicos

los celos en la parejaLos celos son un sentimiento que tienes cuando te sientes insegur@ o piensas que puedes perder a alguien a quien quieres. El sentimiento en sí NO es malo, el problema está cuando los celos surgen en cualquier momento de forma injustificada y desproporcionada. La persona celosa termina convirtiéndose en una persona controladora y posesiva ya que necesita de alguna manera calmar la inseguridad permanente que siente cuando tú estás relacionándote con otras personas.

¿Te has encontrado en alguna ocasión con que tu pareja elabora e imagina una historia rocambolesca la última vez que saliste al cine con las amigas? Es muy posible que él magnifique y distorsione la realidad y a pesar de todos tus esfuerzos por calmarle, tus respuestas nunca serán suficientes.

Los celos NO son una prueba de amor es una forma de control.

C | ¿Tu pareja te falta el respeto?

¿Te valora? ¿Te has encontrado con demasiada frecuencia estas situaciones?

Tu pareja te hace sentir inferior o torpe.

Tu pareja te infravalora intelectualmente bien en público bien en privado.

Tu pareja NO valora el esfuerzo que haces en tu trabajo o con tus estudios.

Tu pareja te hace sentir culpable de los problemas que tenéis.

Tu pareja coquetea con otras personas delante de ti.

Tu pareja NO respeta tu tiempo de estudio, de tus hobbies, con tus amigos y amigas.

Tu pareja te ignora emocionalmente, es decir, no te apoya y comprende cuando tú lo necesitas.

Las desvalorizaciones tienen unas consecuencias muy negativas para tu autoestima, imprescindible para mantener salud tu salud emocional. Es posible que con el tiempo te sientas incluso culpable y estés convencida de que las desvalorizaciones son ciertas haciéndote sentir inútil.

respeto en pareja¿Te desprecia o humilla?. ¿Encuentras familiar alguna de las circunstancias a continuación descritas?

  • Se burla de ti y dice cosas que te hacen daño como por ejemplo “No eres nada sin mí”, “Siempre estás diciendo tonterías”.
  • Hace cosas que sabe que te avergüenzan.
  • Habla con desprecio de tus amigas, de tu cultura, de tu familia, de tus gustos, de tu aspecto.

Los desprecios y humillaciones se hacen más recurrentes y son cada vez más hirientes. El uso en público, delante de tu familia y amigos, hace que te aísles de tu entorno ya que sientes mucha vergüenza.

¿Te insulta?. Las parejas tienen diferencias y dificultades, y es normal que discutas con él, pero en ningún caso excusas del tipo “Si tú no hubieras hecho eso, yo no te hubiera dicho eso”; “Me he peleado con un amigo y estaba nervioso”; “Sabes que eso me molesta mucho”, justifican que tu pareja te trae mal.

Los gritos e insultos convierten la comunicación en ofensiva, empleando cada vez con más frecuencia un tono más elevado para tratar de imponerse en las discusiones. La intencionalidad es clara, hacerte daño. En una etapa inicial estos gritos e insultos se limitan al espacio privado, con el paso del tiempo se realizan en público sin ningún pudor.

Recuerda, Amor es respeto y nunca descalificación.

D | ¿Tu pareja te escucha?  

Cuando dos personas se quieren es básico y esencial establecer unos adecuados canales de comunicación y atender las necesidades emocionales del otr@. Pero como podrás comprobar a continuación ni la manipulación emocional ni la indiferencia afectiva contribuyen a desarrollar una relación sana y equilibrada.

querer bien¿Te manipula emocionalmente?¿Qué opinas de las siguientes situaciones?

Te chantajea haciéndote sentir culpable.

Te pone trampas para averiguar cuánto le quieres.

Cuando te enfadas él se burla de ti y minimiza tus sentimientos.

Te hizo promesas de cambio para que volvieras con él después de aquella ruptura pero nunca lo hace.

Deja de hablarte sin motivo aparente.

Te amenaza con dejarte si no haces todo lo que él quiere.

Deja de quedar contigo para “castigarte”.

 ¿Se muestra indiferente ante tus emociones o sentimientos?.

La indiferencia afectiva es una forma de agresión sin gritos y  sin contacto físico muy dañina como en las siguientes situaciones:

No te muestra atención ni te valora.

Niega sus errores y nunca pide disculpas.

Te deja plantada sin explicaciones.

Ignora tus enfados o los considera una tontería.

Toma decisiones sin consultarte ni pedirte opinión.

Que tu pareja deje de hacer o decir  algo intencionadamente que tú esperas, es una manera de hacerte daño. Amor es compartir y comunicar NO es ni indiferencia ni chantaje.

E | ¿Tu pareja te obliga o se impone?

negocia¿Te amenaza o te intimida? La amenaza y la intimidación tienen como objetivo que te comportes como él quiere, como por ejemplo:

Tu pareja te amenaza con dejarte cuando no haces lo que él quiere.

Tu pareja te amenaza con hacerte algo si no vuelves con él.

Tu pareja te amenaza con publicar fotos o vídeos íntimos.

El miedo es un elemento sustancial en este tipo de relación. La violencia es muy subjetiva, ya que no depende de lo que tú hagas sino de lo que él piense por lo que genera una gran incertidumbre que provoca un estado constante de ansiedad y miedo.Cuando una mujer NO se siente LIBRE para poder elegir lo que quiere hacer, cómo, dónde y cuándo en su relación sexual con su pareja, está sufriendo abuso sexual.

Si conoces a alguien que puede estar en apuros, o tú consideras que quizás estás en una situación delicada, no dudes en buscar ayuda. Cada localidad cuenta con sus propios recursos, acudid a la concejalía de bienestar social de vuestro municipio y quizás allí os puedan dar más información.

En  la ciudad de Valencia (España) existen varias entidades que te pueden proporcionar información, apoyo, orientación bien como víctima, como familiar, como amiga, sin necesidad de identificarte, sin necesidad inicial de presentar denuncia, te ofrecen escucha y comprensión, apoyo psicológico, orientación jurídica etc. Bien puedes acudir a Cruz Roja,  a través de su programa ATENPRO, o Centro Mujer 24 Horas.

foto principalDebemos concienciarnos que la violencia de género NO es solo un problema de pareja, es RESPONSABILIDAD DE TODOS.

Recuerda … quiéreme mucho, pero quiéreme bien.

NAYRA SANTANA Web de Nayra