¿Cómo superar una pérdida? El duelo

 

Beatriz Duran atiende en los despachos de Psicología y Comunicación. Beatriz Durán, psicóloga clínica, comparte sus conocimientos de nuevo con nosotros. Actualmente Beatriz trabaja en su proyecto Humans Psicología.

En este artículo, entenderemos qué es el duelo, las fases por las que pasamos al afrontar una pérdida y algunos consejos para superarlo de manera adecuada.

.

También te puede interesar:

Claves para entender qué es un duelo y cómo afrontarlo

whyLa muerte es un tema difícil y controvertido para muchas personas. Con el término “muerte”, no solo me refiero a una muerte física- corpórea, sino a la muerte como pérdida o ruptura en todo tipo de vínculos significativos en la vida de una persona.

En la sociedad se ha conceptualizado la como un hecho de fuerte impacto emocional. Vivimos alejados de esta realidad, nos cuesta integrarla y cuando nos vemos envueltos en su aparición, genera un torbellino de sentimientos dolorosos.

La muerte genera una infinidad de preguntas, dudas y replanteamientos sobre el sentido de la vida.

La muerte como concepto

 “La muerte es algo natural, incontrastable e inevitable. Hemos manifestado de forma permanente la inequívoca tendencia a hacer a un lado la muerte, a eliminarla de la vida. Hemos intentado matarla con el silencio. En el fondo nadie cree en su propia muerte. En el inconsciente cada uno de nosotros está convencido de su inmortalidad. Y cuando muere alguien querido, próximo, sepultamos con él nuestras esperanzas, nuestras demandas, nuestros goces. No nos dejamos consolar y hasta donde podemos nos negamos a sustituir al que perdimos” (Freud, 1917).

you youSegún Martín Heidegger la comprensión de la conciencia de nuestra muerte personal, actúa como una espuela que nos desplaza de un modo de existencia hacia otro más elevado.  Existen dos modos fundamentales de existir en el mundo: 

1/ Olvido del ser

Desde este estado se vive en el mundo de las cosas, estamos inmersos en las diversiones cotidianas de la vida; nos dejamos vencer por la manera en que son las cosas. Nos encontramos en un “nivel bajo”.

2/ Conciencia del ser

Desde la conciencia del ser uno se maravilla no por la manera en que las cosas son, sino de que sean. Existir de este modo significa estar continuamente consciente del ser.

Ordinariamente vivimos en el primer estado. Heidegger lo define como “inauténtico”, un modo en el que no nos damos cuenta de la propia autoría de la vida; huimos, nos sedamos y evitamos las elecciones vitales.

¿Qué es el duelo?

Podemos definir el duelo (del latín dolus, dolor), como la reacción natural ante la pérdida de una persona, objeto o evento significativo. O también, como la reacción emocional y de comportamiento en forma de sufrimiento y aflicción cuando un vínculo afectivo se rompe. Incluye componentes físicos, psicológicos y sociales, con una intensidad y duración proporcionales a la dimensión y significado de la pérdida.

Tipos de duelo

En la literatura podemos encontrar una amplia gama de autores que hablan sobre el duelo y los distintos tipos que podemos encontrar. Uno de los más significativos es el “Duelo evolutivo”, que se caracteriza por acontecimientos que son consecuencia directa de nuestro proceso evolutivo como:

  • duelo paisajePérdida de la juventud, entrada de los hijos en la adolescencia.
  • Pérdida de la capacidad sexual y reproductora.
  • Pérdida de la posibilidad de iniciar una carrera profesional o de contraer un nuevo matrimonio.
  • Pérdida de la función parental a medida que los hijos crecen.
  • Pérdida de los propios padres.
  • Pérdida de los que pertenecen a la misma generación.
  • Pérdida de seres queridos.
  • Separaciones y divorcios.
  • Procesos migratorios.
  • Pérdida de la belleza.
  • Pérdida de las capacidades cognitivas.
  • Pérdida de las capacidades físicas.
  • Pérdida de las posesiones.
  • Pérdida de ilusiones y proyectos.

Fases del duelo

Fase de choque: los primeros momentos

Suele ser una fase de muy corta duración, generalmente se prolonga desde el anuncio de la muerte hasta la terminación de las honras fúnebres. Aparecen alteraciones a modo de vértigos, náuseas, temblores y sensación de estar flotando. La sensibilidad está anestesiada y los sentidos embotados. Aparece el rechazo, la incredulidad y la negación.

Etapa central: estado depresivo

Constituye la fase de mayor duración. Aparece una etapa depresiva que puede durar de meses a años dependiendo de la elaboración del duelo. Surge tras la fase de aceptación de la pérdida.

La persona vive replegada en sí misma, rodeada de preocupación y un claro desinterés hacia las cosas. Está asociada a un sentimiento de gran soledad tanto social como emocional. Cualquier acción puede significar un gran esfuerzo. La persona puede decidir seguir hacia delante o continuar como está.

duelo libroEtapa final del duelo: el restablecimiento

Comienza cuando la persona es capaz de mirar al futuro, se interesa por nuevos objetos y es capaz de volver a sentir deseos y expresarlos. Hay una separación de los objetos personales del fallecido.

El estado depresivo se disipa, el dolor y la pena disminuyen y la persona experimenta alivio. El final del duelo se manifiesta esencialmente por la capacidad de nuevo de amar.

Pistas para identificar un duelo no resuelto

  • Realización de cambios radicales en el estilo de vida después de la muerte y evitación social.
  • Pensamientos de suicidio y persistencia de una total impotencia y baja autoestima.
  • La persona sigue experimentando un dolor intenso y reciente aunque la pérdida se haya producido mucho tiempo atrás.
  • Cuando la persona en duelo, meses después de la pérdida se sigue sintiendo ignorada a pesar de ser evidente lo contrario.
  • Cuando la persona en duelo parece que evoluciona bien y meses después parece que se retira y vuelve hacia atrás.
  • Cuando se acude mucho a consulta médica por causas triviales sin base orgánica, negado cualquier tipo de angustia emocional.
  • Cuando aumenta el consumo de alcohol o medicamentos.
  • Cuando aparece una compulsión a imitar a la persona muerta para compensar.
  • Algún acontecimiento poco importante desencadena una intensa reacción emocional.
  • Cuando la persona se estanca en un comportamiento de negación total.

duelo ropaConsejos para afrontar el duelo

  • Respetar el poder del duelo. Has de saber que te puede afectar psicológica y físicamente de forma intensa y a veces sorprendente. Sé amable contigo mismo.
  • Puedes pensar que es fácil suprimir el dolor o evitar con distracciones u ocupaciones, pero al final el dolor saldrá a la superficie. Hay que prestar atención al duelo y afrontar el dolor.
  • Llora. Las lágrimas son el testimonio del amor hacía la perdida. Reprimir el llanto, sólo dificultará la exteriorización del dolor que es uno de los pasos más importantes hacía la superación.
  • Sigue conectado con otros. Necesitas su presencia, apoyo, su preocupación, su atención, sus abrazos.
  • Date tiempo para elaborar tu duelo. Puedes necesitar varios años tan solo para aceptar la finitud de una pérdida, que alguien se ha ido para siempre, y aún más para elaborar tus emociones.
  • Tu duelo es único. Viene definido por tu relación particular, tus circunstancias específicas y tu propio temperamento. Ignora los intentos de los otros de decirte cómo debes sentirte y por cuánto tiempo.
  • Cuando alguna persona intenta consolarte y sólo consigue hacer más profundo el dolor, perdónale por no entender. Después cuando tu consueles a alguien, recuerda lo que no debes decir.
  • Fija tu atención en aquellos que han superado una pérdida. Su supervivencia es la prueba que te confirma que tú también puedes superar la pérdida.
  • Esta situación dolorosa puede ser también una oportunidad. Ya sabes lo que es sentirse vulnerable y con dolor. Usa este conocimiento para acercarte a los otros que están sufriendo.
  • Haz nuevos planes encaminados a rehacer tu vida sin la persona amada. Tus esfuerzos son entonces de esperanza que puedes labrar en una existencia nueva y fructífera.
  • Cuando te encuentres a ti mismo dudando de tu capacidad para superar el dolor, ten paciencia y piensa que el proceso de duelo con el tiempo se acaba, tiene un final.
  • Has aprendido que no siempre tienes el control de las circunstancias vitales. Usa este descubrimiento para vivir más intensamente, para disfrutar más a cada momento.

duelo hombre

Referencias bibliográficas:

Kubler-Ross, E. (2006). Sobre el duelo y el dolor. Barcelona: Luciérnaga

Freud, S. (1917). “Duelo y melancolía”, Obras Completas, Tomo XIV. Buenos Aires: Amorrortu.

Worden, W. (2013). El tratamiento del duelo. Madrid: Paidós ibérica.

1 comentario
  1. Cecilia
    Cecilia Dice:

    En las sociedades antiguas la muerte era considerada como algo normal, como la fin de un tiempo que tiene que acabar tarde o temprano, hoy somos obsesionados del concepto de muerte que no lo aceptamos, por eso aumentan las operaciones de cirugia plastica o la obsesión para el deporte, o los supermercados que nos hacen ver casi solo la carne sin sangre, huesos, etc porque “es una imagen demasiado fuerte”

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *