¿Cómo superar la fobia social?

nuria perez de ziriza2

Hablar en público, levantar la mano en clase para resolver una duda, llamar por teléfono o asistir a un evento social, son algunas de las situaciones que te hacen pasar un mal trago. ¿Por qué te ocurre esto? ¿Por qué a pesar de tus esfuerzos no consigues superar el miedo? ¿Tienes fobia social?

Contamos con la colaboración de Nuria Perez de Ziriza que nos dará las claves para aprender a cómo superar la fobia social. Nuria es psicóloga por la Universidad de Valencia y especialista en terapia cognitivo-conductual, actualmente trabaja en atención psicológica en el ámbito privado.
Os dejamos con Nuria:

 También te puede interesar

-¿Que es la timidez?

-Los 3 problemas de comunicación más importantes

-3 pasos para empezar a enfrentarse a la timidez

-3 claves para iniciar una convervación

Fobia social, el reto de conocer gente nueva

 

¿Qué es la fobia social?

El primer paso para resolvier cualquier problema es entender el problema en sí mismo y su origen. El concepto de fobia social es a menudo simplificado al hecho de padecer ansiedad al hablar en público, pero la realidad es que la fobia social se manifiesta en gran cantidad de situaciones y grados diferentes. De hecho, es probable que muchas de las personas que se consideran “tímidas” padezcan, en realidad, fobia social.

microA nivel emocional, la fobia social se caracteriza por miedo irracional a enfrentarse a situaciones sociales por temor a la opinión que los demás puedan tener de uno mismo. Las personas que la padecen suelen convertirse en evitadores profesionales, ya que tienden a evitar, por sistema, acudir a cualquier tipo de evento que implique contacto social, como podrían ser cenas o fiestas entre otros congéneres. Como hemos dicho anteriormente, existen grados diferentes de fobia, por lo que habrá una serie de parámetros que influirán en el nivel de ansiedad según el público al que nos enfrentamos. Como por ejemplo, el sexo del público, el tamaño del grupo o el hecho de que sean figuras de autoridad.

Nosotros podemos ayudarte

 

A nivel fisiológico, al igual que en otros tipos de ansiedad, la fobia social puede provocar reacciones como taquicardia, hiperventilación, sudoración o incluso sensación de mareo. Es muy importante entender que la ansiedad es, en realidad, una respuesta adaptativa. La ansiedad es un mecanismo que nuestro cerebro pone en marcha cuando percibe una situación de peligro. Todas y cada una de las reacciones fisiológicas que provoca la ansiedad nos ayudan a prepararnos para luchar o escapar de un peligro: el corazón bombea más rápido para enviar oxígeno a los músculos (taquicardia), al necesitar más oxígeno respiramos más rápido (hiperventilación), lo que puede provocar un exceso de oxígeno en sangre, ya que en realidad, no estamos usando ese oxígeno extra, y todo esto puede provocar mareos. En este caso, nuestro cerebro está percibiendo erróneamente una situacion social como peligrosa.

Convertir un miedo en un deseo

¿Por qué aparece la fobia social?

niño fobia socialEl origen de una fobia varía de unas personas a otras. Pero como en todos los problemas de ansiedad, la fobia social es un miedo que suele ser aprendido. Hay personas que se han educado en un contexto en el que la evaluación social es muy importante, otras personas pueden haber tenido una mala experiencia en un contexto social, o pueden haber presenciado una mala experiencia en tercera persona.

Algunos investigadores creen que la fobia social es fruto de la no-superación de la timidez característica de la adolescencia.

Cómo superar la fobia social paso a paso

La única forma de superar un miedo es enfrentándose a él. Pero, ¿cómo?

La investigación nos dice que los problemas de ansiedad en general, y las fobias en particular, se deben tratar con terapia cognitivo-conductual. Es decir, nuestro objetivo debe ser aprender otras formas de evaluar una situación social, y cambiar nuestra forma de actuar ante ella. Con el fin de proporcionar unos consejos que puedan servir de guía, veremos a continuación unos pasos que pueden ser útiles para seguir uno mismo, teniendo en cuenta siempre que éstos no sustituyen en ningún caso una terapia psicológica:

PASO 1: Entrena tus habilidades sociales

socializarEl primer paso para conseguir enfrentarnos al miedo de interactuar socialmente es entrenar nuestras habilidades sociales.

En nuestro videoblog puedes ver muchos más videos sobre como mejorar como comunicador. Siguenos en facebook o en Youtube

Aprender a comunicarnos con los demás, saber qué decir, cómo decirlo, y usar el lenguaje no verbal nos proporcionará la primera herramienta. La consecución de habilidades sociales aumentará la seguridad en nosotros mismos, nuestra autoestima, y proyectará una imagen de seguridad a las personas que tenemos delante.

 

PASO 2: Elimina los pensamientos catastróficos

Las personas que padecen ansiedad social suelen tener una línea de pensamientos común entre ellos. Estos pensamientos nos predisponen a encontrarnos en situación de ansiedad desde antes de encontrarnos en la situación temida.

bocadillosDebemos aprender que la probabilidad de que esos pensamientos se cumplan es muy escasa. El objetivo es restar importancia a los pensamientos catastróficos y hallar alternativas más realistas a éstos. Cambia los “seguro que” por los “puede que.

Por ejemplo, ¿cuál es la probabilidad de que al entrar en un bar todos me miren?, si me miran, ¿cuál es la probabilidad de que me noten nervioso?, si me notaran nervioso, ¿cuál es la probabilidad de que piensen que soy tonto?.

Cuanto credibilidad le demos a un pensamiento, menor será su efecto sobre nosotros.

PASO 3: Sé objetivo al evaluar la situación

Ante una misma situación, diferentes personas hacemos diferentes interpretaciones. ¿El motivo? Nuestra historia de aprendizaje.

Por ejemplo, Ana saca un 7 en un examen, y eso le hace entristecerse; en cambio Lucas saca un 7 en el mismo examen, pero está dando saltos de alegría. ¿Qué es lo que hace que una misma situación pueda provocar diferentes emociones en las personas? La interpretación de la situación. Ana ha pensado cosas como “me salió muy bien el examen, estaba segura de que sacaría un 10”, en cambio Lucas ha pensado “creía que iba a suspender, ¡un 7 es una nota buenísima!”. Es la interpretación que hacemos de la situación lo que provoca nuestra respuesta emocional.

Las personas que sufren fobia social suelen hacer interpretaciones como avergonzado“me están mirando todos porque me tiembla la voz”, “esas dos chicas están hablando mal de mí” o “si piensan mal de mí me voy a morir”.

¿Cómo cambiamos nuestra forma de interpretar? Tratando de ser lo más objetivos posible. Debemos basar nuestra interpretación en pruebas objetivas y fiables. Mientras no tengamos pruebas irrevocables de que nuestro pensamiento es certero, deberemos considerar todas las alternativas posibles. Por ejemplo: “Puede que me miren porque me tiembla la voz, o porque están interesados en la presentación”, “esas dos chicas puede que hablen de mí, o puede que hablen de sus asuntos”, “si piensan mal de mí, probablemente me va a doler, pero se me pasará”.

PASO 4: No evites las situaciones sociales y no escapes de ellas

Como decíamos al principio, para superar un miedo hay que enfrentarse a él. Y puede que algunas personas piensen yo me he enfrentado muchas veces y aún así no consigo superarlo. Enfrentarse a una situación es lo que llamamos en psicología “exposición”. Y es, según estudios científicos, la técnica más eficaz para superar la ansiedad.

¿Por qué a pesar de enfrentarnos a las situaciones temidas, la ansiedad continúa? La respuesta es sencilla: Porque no te has expuesto.

woman violenceLa exposición es una técnica realmente efectiva, pero debe realizarse correctamente. Debemos enfrentarnos a la situación, sentir la ansiedad, y comprobar que ésta, tal y como sube, baja. La ansiedad no es ilimitada, siempre disminuye, pero debemos esperar a que lo haga de forma natural. En el momento en que utilizamos “trucos” como pensar en otra cosa, distraernos o escondernos para que no se nos vea mucho, estamos utilizando escapes que nos impiden exponernos al miedo. Es decir, cuando utilizamos trucos para pasar el momento de malestar, estamos de cuerpo presente, pero nuestra mente se evade, por lo que es como si no estuviéramos ahí.

La técnica de exposición consiste en mantenerse ante la situación temida, vivir la experiencia, sentir que el miedo acaba disminuyendo, y repetir el proceso tantas veces como sea necesario, hasta que eventualmente, nuestro cerebro se acostumbrará a esas situaciones y podremos afrontarlas sin sentir ansiedad desde el principio.

Es importante recordar que los pasos anteriores en ningún caso sustituyen una terapia psicológica. Si padeces fobia social y a pesar de estos consejos no consigues mejorar, no dudes en pedir ayuda a un profesional.

Ziriza Psicología

Suscríbete para no perderte ninguna publicación.