La Ley de Murphy y otras formas de auto-sabotaje

¿Tienes la sensación de que las cosas nunca te salen bien? ¿Se cumple esa Ley de Murphy? Siempre que empiezas una nueva relación te sale rana, si haces una entrevista de trabajo al final siempre se lo dan al otro, y cuando por fin sale adelante ese proyecto tan esperado se te van las ganas… Amigo/a, te estás auto-saboteando.

También te puede interesar:

Mi mala suerte

la ley de murphyCarla es una joven de 29 años. En los últimos años ha tenido algunas relaciones de pareja, unas peores, otras mejores, pero al final ninguna de ellas ha durado demasiado y siempre han terminado en decepción. Ahora Carla está soltera, y aunque le gustaría tener pareja, sabe que la cosa en su ciudad está difícil. ¡Y es que ya no quedan hombres decentes! La semana pasada conoció a un chico nuevo. Se llama Pablo, tiene 33 años y trabaja en una multinacional. Sólo se han visto un par de veces y el chico parece muy normal, pero Carla lo tiene claro, “si algo puede salir mal, saldrá mal”. Con la suerte que tiene en cualquier momento se va a por tabaco y no vuelve, o decide volver con su ex, o seguro que se esfuerza para llevársela a la cama y luego si te he visto no me acuerdo… La cuestión es que Carla va con pies de plomo, no vaya a ser que le guste demasiado y le haga daño. Y entonces esta mañana le manda un mensaje y le dice que al final no va a poder quedar esta noche, que le ha surgido algo en el trabajo y que lo dejan para otro día. “Ya, la típica” piensa Carla, así que le contesta “ok.”. Y así de rápido decide que con este chico no va a funcionar, y no es que ella no quiera, ella sigue dándoles oportunidades, pero es que son todos iguales y ella ya no está para tonterías.

La ley de Murphy

ley de murphyAlba trabaja como recepcionista en un hotel. Se le dan muy bien los idiomas, estudió filología inglesa y le encanta relacionarse con las personas. Aunque su trabajo le gusta, pues lleva 8 años trabajando en el hotel, su sueño es ser actriz. Todos los martes y jueves va a un club de teatro, sus amigos siempre le dicen que se lance, que vale para ello. En los últimos años ha rodado algún anuncio para empresas locales, pero nada importante. Hace poco su amigo Marcos le dio el chivatazo de que se va a abrir el casting para una obra de teatro, y las primeras entrevistas las han reservado para gente recomendada, como ella. Lo primero que piensa Alba es “¡no me lo puedo creer! ¡gracias!”. Los días siguientes ensayó en el club de teatro y se preparó el papel, pero a medida que se acerca la fecha otros pensamientos están llenando su cabeza, “es imposible que me cojan, hay demasiados actores profesionales, estoy perdiendo el tiempo”. Y Alba empieza a dejar de esforzarse tanto, total, ¿para qué? Cuando llega el día del casting se pone nerviosa, se le olvidan las líneas, y encima tiene la mala suerte de que justo antes de ella había una actriz que conoce y sabe que es buena. Está claro, Ley de Murphy.

Procrastinación

procrastinacionManuel es abogado. Ha estado trabajando unos años en un bufete y es muy bueno en lo suyo. Siempre ha querido empezar su propio negocio, pero nunca es buen momento. Al principio no tenía dinero, así que comenzó a trabajar para otros. Cuando tuvo un poco de dinero pensó que lo mejor era esperar a ganar más experiencia, porque las cosas o se hacen bien o no se hacen, ¿verdad? Así que siguió trabajando para otros. Ahora ya tiene dinero, experiencia y voluntad. Pero cada día llega a casa molido. Sólo quiere tumbarse en el sofá y desconectar. Cada vez que habla con su amigo Pedro, dueño de una revista de economía, piensa “qué envidia, quién pudiera ser su propio jefe”. Y el caso es que Manuel sabe lo que tiene que hacer, la teoría, pero cuando llega a casa siempre pasa algo, nunca tiene tiempo para planear su proyecto. Además, estas cosas no se hacen de la noche a la mañana, hay que pensarlo bien porque, ¿y si luego no funciona? “Mañana con más tiempo me pongo”.

.

Alba, Carla y Manuel son personas muy diferentes. Tienen trabajos y edades diferentes, aspiraciones diferentes, situaciones económicas y familiares diferentes, pero tienen algo en común: todos ellos se auto-sabotean.

El auto-sabotaje como forma de vida

En muchas ocasiones las personas tendemos a sabotear nuestra propia vida. Es cierto que no podemos controlar todo en esta vida, y a veces las cosas salen mal, muchas veces, y tenemos mala suerte. El problema está en esa tendencia sistemática de atribuir nuestros fracasos a causas externas, cuando en realidad somos nosotros mismos los que nos estamos poniendo piedras en el camino.

En el primer ejemplo veíamos a Carla. ¿Cuántas veces nos hemos podido sentir Carla? Y es normal, el ser humano aprende de sus propias experiencias, y cuando las experiencias de uno tienden a ser negativas, por mera estadística esperamos que continúen siendo así. Pero, ¿cuánto hay de suerte? En psicología hablamos de la Profecía Autocumplida para describir el fenómeno de que una expectativa influya en las personas incitándolas a actuar de forma que la expectativa se cumpla. Es decir, si un profesor espera que un alumno sea mal estudiante, actuará de una forma que incitará que ese alumno se comporte como un mal estudiante (efecto Pigmalión). A Carla le pasa algo parecido. Carla ha tenido tantas veces mala suerte que se lo ha creído y ha acabado actuando como si la mala suerte se le hubiera pegado a ella para el resto de su vida. Y tanto es así, que aunque las cosas le vayan bien, ella no se está dando cuenta porque está demasiado concentrada en su lupa a través de la cual espera la señal que le dé la razón, algo iba a salir mal, y lo sabía.

otras formas de auto-sabotajeEn el segundo ejemplo a Alba le pasaba algo parecido. Eran sus propios pensamientos los que le impedían conseguir su objetivo. Alba tenía todas las oportunidades frente a ella, tenía la preparación, el casting y el contacto. Pero, ¿qué le ocurrió a Alba? Tuvo la mala suerte de ponerse nerviosa y quedarse en blanco, y además, la chica que hizo el casting antes de ella era una actriz conocida. Pero, ¿qué hay del comportamiento de Alba antes de presentarse al casting? Alba se había dicho a sí misma que no lo iba a conseguir, probablemente fruto del miedo a fracasar. Las personas tenemos esa manía de prepararnos para lo peor porque creemos que si luego algo sale mal no nos dolerá tanto, así que nos repetimos una y otra vez que es por probar, pero que seguramente no lo vamos a conseguir. Hay otro término en psicología para esto: indefensión aprendida. La indefensión aprendida se refiere a cuando una persona o animal aprende a comportarse pasivamente porque cree que no puede hacer nada para cambiar las cosas, así que deja de intentarlo. A Alba le ha pasado algo así. Se ha repetido tantas veces que no va a poder, hay demasiada gente que se presenta, es imposible, que ha empezado a comportarse de manera pasiva, ha dejado de esforzarse y dar el 100%. Además, duele menos fracasar cuando no lo has intentado con todas tus fuerzas, ¿verdad?

auto-sabotajeEn el último ejemplo hemos visto otra de las formas de auto-sabotaje, la procrastinación o ‘dejarlo para más tarde’. A diferencia de los ejemplos anteriores Manuel no tiene pensamientos negativos impidiéndole lograr su meta, pero hay otro tipo de distorsión cognitiva estropeándole los planes: el perfeccionismo. Esa idea de que las cosas deben de hacerse perfectas o no se hacen está bien hasta cierto punto. Para algunas personas, la perfección no existe, y si sus proyectos dependen de esa perfección nunca llegarán a hacerlos. Ocurre lo mismo con algunos estudiantes, “para suspender no me presento”. Pero, ¿dónde queda el “quien no arriesga no gana”? Al final esa necesidad de hacer las cosas perfectas es otra forma de miedo al fracaso, otra excusa para no tener que lidiar con el estrés de arriesgarse.

5 pasos para lograr tus objetivos

Paso 1Ser consciente del auto-saboteo

El primer paso para salir del círculo vicioso de auto-sabotaje es ser consciente de que estamos en él. Dejar de atribuir nuestros fracasos o impedimentos a causas externas y asumir nuestra parte de responsabilidad.

Paso 2Elige tu meta

Para aumentar tu motivación hacia cualquier cambio debes tener clara la meta, y ésta debe ser una meta elegida por ti, nunca impuesta por otros.

Paso 3Visualiza tus objetivos y traza un plan

Para conseguir tus metas debes visualizarlas. Ordena tus ideas, hazte un esquema, visualiza tu objetivo y planéalo. Siéntate y escribe. Materializa tu plan para que sea algo más que una idea abstracta.

Paso 4Cambia tus pensamientos

La tendencia a interpretar las situaciones de forma negativa y a hablarse a uno mismo de manera negativa no es innata, es algo que hemos aprendido, y de la misma manera que se aprende se desaprende. Intenta contra-argumentar los pensamientos negativos y busca el equilibrio para ser una persona más realista. Al fin y al cabo, somos lo que pensamos.

Paso 5Toma conciencia de las cosas buenas

A lo largo del día nos ocurren cosas buenas y malas. Las buenas sensaciones tienen a durar poco, en cambio las malas sensaciones se nos quedan durante mucho más tiempo. Intenta pensar en todo lo bueno que ha ocurrido cada día, por pequeño que sea.

Nuria Pérez de Ziriza

Nuria Pérez de Ziriza

Psicóloga y terapeuta cognitivo-conductural

Nuria Pérez de Ziriza es psicóloga por la Universidad de Valencia y especialista en terapia cognitivo-conductual, actualmente trabaja en atención psicológica en el ámbito privado.
No dudes en contactar con Nuria si deseas mejorar la calidad en algún aspecto de tu vida, es realmente buena!

La Ley de Murphy y otras formas de auto-sabotaje

Ziriza Psicologia

Psicología de las organizaciones. El cerebro y el corazón de las empresas.

La mayoría de personas tiende a utilizar la palabra psicología y organización por separado, pero ¿Qué pasa si unimos estos dos conceptos? A continuación, definiremos qué es la psicología de las organizaciones, qué importancia tiene y además cómo podemos ponerla en práctica en una organización.

También te puede interesar:

Dentro de la psicología de las organizaciones, el desarrollo organizacional es una estrategia para mejorar la organización, que comenzó a principio de los años cincuenta y principios de los sesenta. En un principio se basaba en las dinámicas de grupos y en las teorías del cambio planificado, lo que ha ido evolucionando hasta convertirse en un conjunto de teorías y practicas capaces de resolver o ayudar a resolver la mayor parte de los problemas a los que se enfrenta el lado humano de las organizaciones.

¿Cómo nació la Psicología de las organizaciones?

psicologia de las organizaciones segunda guerra mundialAl estallar la II Guerra Mundial, en EEUU cambiaron los objetivos de la Psicología organizacional, pues las necesidades de selección y clasificación de personal aumentaron drásticamente. El objetivo hacia el que se orientó la Psicología  de la época fue, pues, saber cómo utilizar eficazmente a millones de hombres cuyas habilidades y necesidades eran desconocidas previamente. Por esto se elaboraron instrumentos colectivos de selección. Esto también supuso un empuje a la Psicología por el reconocimiento que implicó.

Por el contrario, en Europa, la guerra supuso otros retos para la Psicología. Al haber un aumento de la demanda de producción en fábricas de munición, surgieron problemas graves de fatiga. Primeramente se estudió desde una perspectiva puramente fisiológica, hasta que en su segunda fase pasó a estudiarse desde la Psicología mediante métodos indirectos como el tiempo perdido, el absentismo, etc. Este interés por la fatiga derivó posteriormente en el interés por el estudio de la monotonía, viéndose que factores como el grado de inteligencia , la repetición de tareas, el grado de mecanización, etc. Influían enormemente en la monotonía percibida por el empleado.

¿Cómo ha evolucionado la psicología de las organizaciones hasta nuestros días?

cocacola laboralActualmente, la psicología de las organizaciones trata de las personas y las organizaciones y de cómo funcionan entre estos dos componentes. A su vez también trata de lograr que los individuos, los equipos y las organizaciones funcionen mejor. Esto implica sentido común, un trabajo a lo largo del tiempo, orientar a metas y un conocimiento valido acerca de la dinámica de la organización y de la forma de cambiarla.

Los programas de desarrollo organizacional son planificados y continuos a largo plazo, donde un líder se enfrenta a una situación indeseable y trata de cambiarla. Este contacta con un experto en psicología de las organizaciones y desarrollo organizacional y juntos exploran si la situación es factible para ello, una característica importante para esto es difundir la participación y el interés. Después se planifica una estrategia, que incluye unas actividades, cada una con el propósito de unos resultados para alcanzar las metas deseadas.

Ejemplos de este tipo de problemas que normalmente se quieren resolver serian: un clima organizacional insatisfactorio, baja productividad, mala calidad, conflictos interpersonales, conflictos intergrupo, metas poco claras, estilos de liderazgo inadecuados, desempeño ineficiente del equipo, estructura inadecuada de la organización, tareas mal diseñadas, atención insuficiente a las demandas del ambiente, malas relaciones con los clientes…

Organizaciones en las cuáles ocurren unos buenos métodos tanto a nivel individual cómo organizacional en el desarrollo humano dentro de una empresa son empresas tan importantes como Coca-cola o Google.

google psicologia de las organizacionesEl éxito de Coca-Cola no se podría explicar sin sus empleados. Su aportación y su involucración en la compañía es clave, desde Coca-Cola desarrollan entornos laborales cuya finalidad es que todas las personas que trabajan en la compañía sean positivas, generen creatividad e innovación y se desempeñen con pasión, eliminando todo rastro de barreras de género, capacidad u origen.

¿Cómo? Para conseguir todo esto, Coca-Cola pone en marcha planes de desarrollo y formación personal que permiten a los empleados evolucionar conforme a sus habilidades y aptitudes, no sólo desde un punto de vista profesional, sino también humano. El objetivo es facilitar la conciliación del trabajo con sus vidas diarias. Forman parte de la compañía mediante la realización de sugerencias o toma iniciativas.

Por otra parte Google es otro ejemplo a seguir para sus empleados, a continuación el presidente de Google en España nos explica las claves en la práctica de la gestión humana. Que a su vez es la motivación para el éxito empresarial de la compañía.

En resumen, los individuos, los equipos y las organizaciones no están optimizando todo su potencial y el desarrollo organizacional puede mejorar la situación. Los profesionales de la psicología de las organizaciones establecen una relación de relativa igualdad entre los miembros de la organización, para así, juntos identificar los problemas y las oportunidades y emprender una acción. Y aquí el papel del consultor seria estructurar las actividades para que aprendan a hacerlas mejor, normalmente no proporciona soluciones, sino que sirven como facilitadores y asistentes.

psicología de las organizacionesEste método fomenta la competencia, el crecimiento, el aprendizaje y la delegación de la autoridad a todo lo largo del sistema organizacional.

Por lo tanto la psicologia de las organizaciones es trabaja un complejo proceso de metas-acciones-redefinición de metas-nuevas acciones, a lo que influye la cultura, los procesos y las estructuras de la organización.

Este proceso es lo que se conoce como investigación-acción que consta de:

1# Un diagnostico preliminar en psicología de las organizaciones.

2# Recopilación de datos de la organización.

3# Retroalimentación de datos a la organización.

4# Exploración de datos por la organización.

5# Planificación de la acción por la organización.

6# Una acción emprendida por la organización.

Alicia Gamez

Alicia Gamez

Diplomada en Relaciones Laborales

Diplomada en Relaciones Laborales por la Universidad de Granada, actualmente continua formándose con el Máster en gestiones integradas.
Su pasión por los Recursos Humanos la lleva a aportar nuevas pautas para enriquecer y añadir valor a su sector.

Alicia es capaz de darle un cambio a lo viejo para convertirlo en algo refrescante y creativo.

logo-psicologia-comunicacionpsicología de las organizaciones

Plan de comunicación, ¿Cómo crearlo?

El plan de comunicación es la herramienta que te ayudará a implementar y definir la estrategia de comunicación de tu empresa. Es una guía que permitirá optimizar los recursos (y las ideas); de manera que tu imagen y tu comunicación sean coherentes.

El plan de comunicación es una reflexión que te permitirá ser eficiente para poner en marcha tus acciones, evitando caer en tareas inconexas.

Para ello, te proponemos seguir estas 6 fases:

También te puede interesar:

1# Análisis:

Necesitas saber en qué situación se encuentra la empresa para empezar con tu plan de comunicación. Y si algo no te gusta… ¡Es el momento de hacer cambios!

Primero definamos la misión: ¿Quién somos? ¿A qué nos dedicamos? ¿A quién nos dirigimos?

Es importante que revises los valores y la visión de la empresa: hacia dónde vamos, dónde queremos estar dentro de 5 años, a quién queremos llegar…

Los valores deben compartirse entre todos los miembros de la organización, sobre ellos se asentará la cultura corporativa y definirán la personalidad de la marca.

Ahora que ya nos conocemos un poco más, pasemos a analizar el mundo que nos rodea.

dafo plan de comunicacionEl análisis DAFO es una herramienta muy útil. Nos permite analizar Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades; y de esta manera, obtener una fotografía de lo que pasa a nuestro alrededor.

Las Debilidades y Fortalezas se refieren a la situación interna de la empresa: cómo son nuestros productos y servicios, qué imagen se tiene de nosotros, cuántos clientes tenemos, como son nuestras estrategias de distribución, promociones, etc.

Las Amenazas y Oportunidades vienen dadas por la situación externa de la empresa: la competencia, el mercado, cambios sociales, políticos o económicos, etc.

 2# Competencia:

Aunque ya la habrás analizado en el DAFO, es importante hacer una análisis exhaustivo de la competencia y de la comunicación que realizan.

Queremos obtener información y hacernos una idea de la estrategia de comunicación que siguen nuestros competidores. En ningún caso significa que lo que estén haciendo sea lo mejor para nosotros, ni mucho menos que debamos copiarles.

 plan de comunicacion social

Nos interesa saber en qué medios tienen presencia, en qué redes sociales tienen más repercusión, cómo es su web, qué tipo de contenidos generan, qué promociones realizan… En definitiva, cómo es su comunicación.

Observar te debe servir para hacer las cosas de forma diferente. Tienes que encontrar una diferenciación: ¿De qué manera me diferencio de mi competencia? ¿Cómo añado valor a mi producto?

Si encontramos una diferenciación clara y atractiva, y trabajamos sobre ella habremos dado en el clavo.

 3# Objetivos de tu plan de comunicación:

Los objetivos deben ser alcanzables y medibles. Es decir, propón objetivos que puedas ser capaz de alcanzar en un periodo de tiempo determinado. Deben ser realistas, ya que en el caso contrario caeremos en la desmotivación. Y además, debes organizarlos por orden de importancia.

Recuerda que en tu plan de comunicación, los objetivos tienen que ser objetivos de comunicación. El resto los dejaremos para el plan de marketing.

Puedes establecer uno o varios objetivos generales y dentro de estos, objetivos secundarios.

Los objetivos pueden ser muy distintos, por ejemplo: aumentar las visitas a nuestra página web, que nos conozcan más, aumentar la visibilidad de nuestra marca, mejorar la relación con nuestros clientes, llegar a más público objetivo (o a uno nuevo).

 4# Público objetivo:

público objetivo de tu plan de comunicación¿A quién nos dirigimos? Tenemos que saber quién es nuestro público objetivo, qué le gusta, dónde se encuentra, a qué sitios le gusta ir…

Cuanta más información tengamos, más fácil nos resultará alcanzar a nuestro público y crear una comunicación que le resulte atractiva.

No es lo mismo dirigirnos a personas de 55 años, con un nivel adquisitivo alto y de gustos refinados; que a jóvenes extrovertidos a los que les gusta viajar y disfrutar de cada momento.

Probablemente a los primeros los encontremos en los medios tradicionales, y a los segundos en las redes sociales. ¡Y al público hay que alcanzarlo en su medio!

5# Mensaje y Medios:

¿Qué queremos comunicar? Tienes que decidir qué quieres contar y cómo vas a hacerlo. Para ello tenemos que tener en cuenta cómo habla nuestro público objetivo, qué le interesa, y cómo podemos hacérselo llegar de una forma atractiva.

Es importante definir también el tono de la comunicación.

Ten en cuenta que si tienes distintos públicos, tu mensaje deberá adaptarse a cada uno de ellos. Además de a cada medio, porque no es lo mismo escribir un post en Facebook que crear una cuña de radio.

Nuestra comunicación tiene que ser atractiva para nuestros clientes. Podemos adecuar el mensaje a los distintos públicos y a los distintos canales, pero debemos mantener la esencia.

 6# Calendarización y análisis de resultados:

plan de comunicación temporalDebes tener una vista global del periodo de tiempo en el que vamos a desarrollar nuestra estrategia o plan de comunicación.

Crea un calendario y marca fechas importantes el sector: eventos, ferias, días destacados… y determina en qué periodo vas a lanzar cada acción y cada mensaje.

Debes acotar los objetivos de comunicación y traducirlos en acciones concretas. De este modo podrás analizar cómo has alcanzado cada uno de ellos.

Lo más importante en un plan de comunicación es que analices los resultados. Estos te ayudarán a definir el siguiente plan. Saber lo que ha funcionado, tanto como lo que no ha funcionado, es de vital importancia.

No debes preocuparte por no acertar a la primera con todas tus acciones. Es más importante que sepas adaptarte y tomar decisiones para ir mejorando día a día.

Si tienes cualquier duda sobre la comunicación de tu marca, tanto online como offline, no esperes más para consultarnos. Estamos a tu disposición:

Pau Peris

Pau Peris

Publicista y diseñadora

Pau Peris forma parte del equipo de Psicología y Comunicación.
Publicista y deseñadora especialista en comunicación, marketing y branding. Pau sabe de lo que habla en cuanto al mundo online se refiere!

plan de comunicación

logo-psicologia-comunicacion

Atracones de alcohol o “Binge Drinking” y sus consecuencias

A lo largo de la historia, el consumo de alcohol siempre ha sido asociado con diferentes eventos y celebraciones, dependiendo de cada cultura. En la actualidad, el consumo de alcohol se convirtió en un importante problema de salud pública a nivel nacional e internacional. Entre otros, hoy se presentan importantes cambios en la modalidad y patrón de consumo, que se manifiestan en una edad de inicio cada vez más temprana. La moda anglosajona de binge drinking o atracón, ha cambiado nuestro modo de beber. Lo que antes era el perfil tradicional mediterráneo de beber en el momento de la comida, y a pocas cantidades, va desapareciendo. Hoy en día no se suele consumir alcohol a diario, sino más bien, los fines de semana, pero a cantidades muy excesivas (binge drinking).

También te puede interesar:

¿En qué consiste el binge drinking?

binge drinkingEl consumo intensivo de alcohol o binge drinking es un patrón que implica la ingesta de grandes cantidades de alcohol en un corto tiempo, habitualmente en días de fin de semana, que se ha extendido entre adolescentes y jóvenes en España.

Tomar más de 4 consumiciones en pocas horas (más de 3 si es una mujer y más de 2 o 3 si es un adolescente) es un patrón de consumo perjudicial de alcohol, que puede producir consecuencias negativas inmediatas, tanto para la persona que ha bebido como para las personas de su entorno.

Un camino hacia la adicción

El binge drinking produce consecuencias negativas inmediatas, tanto en las personas que sufren una adicción al alcohol, como en las que no. La mayor parte de las personas que hacen atracones de bebida o binge drinking, no sufren una adicción al alcohol, pero el consumo excesivo y continuado de alcohol produce cambios en el funcionamiento del cerebro, que puede contribuir a desarrollar una adicción.alcohol y cerebro

Si una persona ha desarrollado una adicción al alcohol, es probable que sus atracones de bebida sean más frecuentes y de mayor gravedad y que sus consecuencias sean todavía más perjudiciales. La persona que tiene una adicción al alcohol no puede controlar su consumo. Está abocada, por tanto, a beber en exceso (en repetidas ocasiones), a pesar de que la bebida ya le haya producido consecuencias negativas y a pesar de que se haya propuesto seriamente beber menos.

Las personas que han desarrollado una adicción al alcohol suelen hacer atracones de bebida porque no pueden evitarlo. Pueden empezar tomando una copa, con la intención de tomar una pequeña cantidad de alcohol, sentir después la imperiosa necesidad de seguir bebiendo y no poder detener su consumo, hasta haber ingerido una importante cantidad que impacta sobre el normal funcionamiento de su cerebro, produciendo una grave alteración de su comportamiento, de manera que pueden llegar a causar graves accidentes.

¿Cuáles son las consecuencias negativas del “Binge Drinking”?

A pesar de que beber es una conducta socialmente aceptada, el alcohol es un tóxico. A medida que es absorbido por el sistema circulatorio, va afectando tanto nuestros órganos como a nuestro estado mental. Unas cuantas copas eleva la frecuencia cardíaca y la presión sanguínea, nos hace sentir relajados, perdemos la inhibición y la coordinación motora. Esta sensación es el resultado de acciones químicas dentro del cerebro. El alcohol causa una reacción química en las neuronas, mientras en unas sinapsis la señal discurre con fluidez en otras quedan bloqueadas. Y cuanto más bebemos o hacemos atracones de alcohol más afecta a la sinapsis. Los principales efectos negativos que produce el alcohol en un consumo continuado o de atracones son los siguientes:

Alteraciones del estado de ánimo

El alcohol provoca un aumento en la liberación del químico natural que regula las emociones llamado serotonina, el cual también aumenta otras sustancias naturales que provocan el sentirse relajado y eufórico, llamadas endorfinas. Con la presencia de alcohol, el cerebro libera estos químicos para mantener un equilibrio. Sin embargo, beber regularmente desciende los niveles de serotonina en el cerebro, el neurotransmisor que regula el estado de ánimo. El cerebro comienza a quedar afectado y las sensaciones de placer se pueden convertir en sensaciones de ansiedad, agresividad o depresión. Si se bebe en exceso, existe más probabilidad de desarrollar síntomas depresivos.


Perdida del tejido neuronalconsecuencias del binge drinking

El consumo excesivo de alcohol, incluso en una sola ocasión, puede afectar el delicado equilibrio de las neuronas y su curso. A largo plazo, el consumo excesivo de alcohol provoca alteraciones en las neuronas. Se reduce el tamaño de las células cerebrales, la masa cerebral y crece la cavidad interior del cerebro. Estos cambios pueden afectar a una amplia gama de habilidades, incluyendo la coordinación motora, la regulación de la temperatura, el sueño, el control de la agitación y del estado de ánimo, y diversas funciones cognitivas, como el aprendizaje y pérdida de memoria.

Efectos negativos cerebrales en adolescentes

Frente al Binge Drinking o Consumir grandes cantidades de alcohol en la adolescencia pueden resultar en grandes dificultades para que el cerebro se desarrolle correctamente. Los déficits más notables son dificultades en la recuperación de la información verbal y no verbal (comprensión del lenguaje) y el funcionamiento visual-espacial. Los adolescentes están mucho más predispuestos a desarrollar déficits cognitivos como dificultades de aprendizaje y en la memoria.  Esto es debido a que aún no han desarrollado completamente el cerebro, y en esa etapa el cerebro se está remodelando con cambios en la conectividad neuronal de distintas partes cerebrales.

Síndrome de Wernicke-Korsakoffalcoholismo

La encefalopatía de Wernicke y el síndrome de Korsakoff son afecciones diferentes que se deben al daño cerebral causado por la falta de vitamina B. La falta de vitamina B es común en personas que padecen el alcoholismo. También es común en personas cuyos cuerpos no absorben los alimentos apropiadamente (malabsorción), como ocurre algunas veces con una enfermedad crónica o después de una cirugía para la obesidad (bariátrica).

-Los síntomas de la encefalopatía de Wernicke abarcan:

  • Confusión y pérdida de la actividad mental que puede progresar a coma y muerte.
  • Pérdida de coordinación muscular (ataxia) que puede causar temblor en las piernas.
  • Cambios en la visión como: movimientos oculares anormales (movimientos de un lado para otro llamados nistagmo), visión doble, caída de los párpados.
  • Abstinencia alcohólica.

-Síntomas del síndrome de Korsakoff:

  • Incapacidad para formar nuevos recuerdos
  • Pérdida de la memoria que puede ser grave
  • Inventar historias (confabulación)
  • Ver o escuchar cosas que realmente no existen (alucinaciones)

Quieres saber sí, ¿tu consumo de alcohol es preocupante?

¿Tu consumo de alcohol o el de alguien que conoces te preocupa? Te proponemos el siguiente test de riesgo de alcoholismo que se ha diseñado en base al test AUDIT (The Alcohol Use Disorders Identification Test) de la Organización Mundial de la Salud (OMS):

 

¿Qué puedo hacer?

salida del binge drinkingSi tienes problemas con el control de consumo de alcohol, o tienes algún familiar, amigo que lo sufre, lo mejor es pedir ayuda a los profesionales. En cada municipio existen varios centros especializados en conductas adictivas donde ofrecen ayuda psicológica, médica y apoyo social. Muchos de estos centros ofrecen centros de día o comunidades terapéuticas de larga duración. El equipo profesional suele ser formado por varios psicólogos, psiquíatras, médicos, enfermeros y trabajadores sociales, quienes están debidamente formados en el campo de las adicciones. También existen consultas privadas de psicólogos especializados en conductas adictivas.

Si uno está en un callejón sin salida, sólo, vacío e hundido en un vaso de alcohol, aún no está nada perdido, siempre hay una salida.

Justina Kucinskaite

Justina Kucinskaite

Psicóloga y especialista en patologías asociadas en Drogodependencias

Nuestra compañera Justina es psicóloga especialista en Investigación, Tratamiento y Patologías Asociadas en Drogodependencias. A centrado su formación en la evaluación e intervención terapéutica a nivel individual y grupal en las conductas adictivas. Actualmente sigue formándose como profesional, y participa en varios proyectos.
Cuando Justina está en el despacho, no se fuma!

logo-psicologia-comunicacion

Referencias:

Corral-Varela M., Cadaveira F. Aspectos neuropsicológicos de la dependencia del alcohol: naturaleza y reversibilidad del daño cerebral. Rev Neurol 2002; 35 (7): 682-687

Soler González C., Balcells Oliveró M., Gual Solé A. Alcohol related brain damage. State of the art and a call for action. Adicciones, 2014 · vol. 26 núm. 3

https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000771.htm

http://www.saludhealthinfo.com/es/INVIERNO/EL%20ALCOHOL%20Y%20SU%20CEREBRO.pdf

¿Cómo funcionan las emociones? El cerebro emocional

La estructura de nuestro cerebro tiene cincuenta mil generaciones de historia evolutiva, con sus propios éxitos de supervivencia, por eso, no tenemos que sorprendernos si ante los eventos de la vida, respondemos instintivamente con recursos emocionales adaptados a nuestras necesidades.

De las emociones a los sentimientos, el neuropsicólogo Raúl Espert ha estudiado el cerebro desde hace muchos años. Y con sus reflexiones nace esta disección del cerebro emocional que ha realizado Laura Xerra en colaboración con el propio Raúl Espert.

La emoción es un impulso que mueve a la persona a actuar, la raíz etimológica de la palabra viene de el latín e-movere, es decir, “ir hasta” que al final se resumen en: ataca, escapa o lucha.

Cada uno de nosotros viene equipado con unos programas de reacción automática o una serie de predisposiciones biológicas a la acción, sin embargo, nuestras experiencias vitales irán modelando con los años ese equipaje para definir nuestras respuestas ante los estímulos emocionales.

También te puede interesar:

Emociones en el cerebro

emociones cerebroEl troncoencéfalo es la parte más primitiva del cerebro y la que regula las funciones básicas como la respiración, el latido cardíaco o el metabolismo; inmediatamente por encima del tronco está el sistema límbico, sede de las emociones, gracias a las que los primeros seres humanos pudieron reaccionar para adaptarse a las exigencias de un entorno cambiante, y pudieron desarrollar la capacidad de identificar los peligros y evitarlos; por lo tanto, el sistema límbico está relacionado a la memoria y a el aprendizaje. En esta zona está la amígdala, sede de los recuerdos emocionales  y que nos permite de dar un sentido a nuestras experiencias, porque permite reconocer las cosas que ya hemos visto y darle valor. Por encima del sistema límbico encontramos el neocortex, que nos diferencia del resto de las especies, porque nos permite tener sentimientos, lenguaje, comprensión de símbolos, arte, cultura, civilizacion, es decir, nos permite sobrevivir y darle un sentido a nuestra vida.

La parte de nuestro cerebro dedicada a los pensamientos se desarrolló a partir de la región emocional, y estas dos zonas cerebrales siguen estado muy vinculadas mediante circuitos neuronales, esto significa que hay una relación entre pensamientos, sentimientos y emociones, es decir áreas cerebrales encargadas de “leer” nuestras emociones más viscerales y darles un sentido en forma de sentimiento.

La relación entre neocortex y sistema límbico amplió el número de posibles reacciones ante los estímulos emocionales, por ejemplo, ante el temor, que lleva los animales a huir o defenderse. Los humanos podemos tener otros comportamientos como llamar la policia.

El neocortex nos permite leer, interpretar o controlar nuestras emociones, pero tener la capacidad de controlar las emociones no significa ser racionales con nuestros sentimientos y saber las causas de todos los comportamientos.

Ocurre que hay muchas emociones gestionadas desde el sistema límbico y el cerebro toma decisiones independientemente de los lobulos frontales, como cuando, despues una emoción fuerte empezamos a decir algo que normalmente no queríamos decir.

La parte del cerebro que recibe las informaciones de origen sensorial es el tálamo (una estación de relevo que se comporta como un cerebro en miniatura), que envía estas informaciones a las otras partes del cerebro, como el neocortex, que analiza la información y crea una respuesta para la situación del momento, utilizando para ese proceso a los lóbulos prefrontales para entender bien los estímulos y enviando las señales al sistema límbico para que a su vez active el sistema hormonal a través de la vía hipotálamo-hopofisaria.

Existe una vía neuronal más corta, que va del tálamo a la amígdala, de modo que la amígdala pueda recibir señales directamente de los sentidos y pueda crear una respuesta hormonal que determina un comportamiento antes de que estas señales puedan ser leídas por los marcadores somáticos del neocortex; el problema es que estas respuestas pueden no estar relacionadas con la situación del momento, y con el tiempo la persona recuerda esta respuesta conductual propia porque recuerda la emoción que implica. Esta misma respuesta inmediata, ha podido ayudar a los primeros seres humanos a sobrevivir hoy, sin embargo, una respuesta impulsiva puede ser no muy adecuada, además, casi todos los recuerdos relacionados con las emociones fuertes son muy antiguos y forman parte de la memoria a largo plazo (nuestros recuerdos emocionales).

Las conexiones neuronales de los pensamientos están conectadas con las de las emociones, de hecho, cada circuito neuronal no puede funcionar independientemente del otro, es decir, los pensamientos añaden algo a las emociones (las interpretan) y las emociones añaden algo a los pensamientos (le dan el color emocional a nuestra vida). Pero puede ocurrir que la emoción sea tan intensa que despierte una respuesta de emergencia que no utiliza la racionalidad sino la impulsividad; en la conexión entre amígdala y neocortex se incardina la inteligencia emocional, que es un sistema de habilidades o actitudes para entender los sentimientos y gestionar las emociones con nuestros semejantes.

Cerebro emocional: de las emociones a los sentimientos

bacterias emocionHablar de cómo estamos es hablar de un nivel de confort, como cuando conducimos el coche sin forzar las marchas y consumiendo lo mínimo posible con la máxima eficacia. La microbiota son microrganismos (generalmente bacterias) que viven dentro de nuestro ecosistema intestinal. Hay tantas bacterias (10 elevado a 14) que representan un 3% de nuestro peso corporal. No estamos solos, sino que nuestro cuerpo aloja una cantidad increíble de vida microscópica que adquirimos a partir del nacimiento (hay 1000 especies de bacterias con más de 7000 cepas distintas, con 15 veces más genes que los presentes en nuestro genoma que crean un DNI bacteriano propio). Este microbioma está relacionado con nuestras emociones, y en realidad el eje que las vincula se llama eje microbiota-intestino-cerebro, un maravilloso, complejo e intrincado sistema arriba-abajo y abajo-arriba, de conexiones recíprocas desde cerebro hasta intestino y desde intestino hasta cerebro a través de hormonas, sistema inmunitario, sistema nervioso simpático y nervio vago. Los nueve metros de nuestros intestinos están regidos por el llamado sistema entérico, una red de varios millones de neuronas que regulan la peristalsis (el tránsito intesinal) y que funcionan gracias a varios neurotransmisores, pero fundamentalmente a la serotonina (el 90% de la serotonina corporal se encuentra en la zona abdominal, no en el cerebro). Este neurotransmisor está muy implicado en las emociones y el sueño. Cuando dormimos bien y nos sentimos felices es expresión de la serotonina.

Fruta, verdura, lácteos fermentados (yogures o kéfir), entre otros, son los alimentos pre y probióticos que ayudan a crear una barrera impermeable de bacterias que recubre nuestro intestino grueso y delgado. El estrés, y su principal hormona vinculada, el cortisol, así como el alcohol, los antibióticos, el tabaco y el exceso de azúcar (entre otros factores) ayudan a destruir esa barrera, haciendo que algunos microorganismos patógenos pasen al torrente sanguíneo provocando una respuesta inmunitaria inflamatoria (citokinas) que llegará hasta el cerebro, modificando in extremis la cantidad de serotonina que producimos en el núcleos del rafe dorsal y ventral del troncoencéfalo. De ahí la relación entre el “segundo cerebro” serotoninérgico presente en nuestros intestinos, la microbiota y las emociones.

Emociones

cuerpo y emocionesSi queremos conocer la historia de las emociones, tenemos que hablar de algunos filósofos importantes. Alcmeon de Crotona, en el 500 a. C., afirmó que el cerebro era un radiador (enfriador de humores), y por tanto la sede del alma era el corazón. Empédocles localizó en el corazón la sede del alma, Aristoteles dijo que el corazón era el lugar de las sensaciones y de la inteligencia, y en el Nuevo Testamento no se cita el cerebro sino las vísceras.

Si hablamos de emociones, sin embargo, debemos hacer referencia al gran neurocientífico Antonio Damasio, que ha vinculado las emociones al cuerpo (especialmente a las vísceras abdominales), y los sentimientos a la mente (cerebro) para interpretar dichas emociones. Si ponemos un ejemplo concreto para entenderlo mejor, podemos pensar en la siguiente situación: tengo un trabajo importante, pero un día no me apetece ir porque quiero dormir más. Lo que pasa a nivel fisico y emocional es que el corazón se acelera, respiro más deprisa, mi sube el cortisol, se eleva mi presión arterial, junto con otros síntomas. El cerebro lee todas las informaciones que vienen de la zona abdominal y torácica, y lo que ocurre a nivel mental es que me siento culpable. Si no voy a trabajar puede que mi jefe me eche una bronca o que me despida. Lo que ha ocurrido son cambios gastrointestinales, viscerales, que son los orígenes de las emociones. William James dijo que la emoción tiene una lectura fisiológica, y la homeostasis (Walter B. Cannon) es una señal de que estamos bien, de que no pasa nada malo, y que estamos en la zona de confort.

Si sentimos mariposas en el estómago, por ejemplo cuando vemos a nuestra pareja de la que estamos enamorados, sentimos que pasa algo en la barriga, la sensación que percibimos es de una movilidad gastrointestinal junto con cambios neurobioquímicos y hormonales muy sutiles que son los orígenes de nuestras emociones.

El cerebro está preparado para la evolución, también los animales tienen emociones, si tienen sentimientos no se puede probar, porque la base de esto es el lenguaje y la consciencia.

¿Qué es la homeostasis?

La homeostasis es aquel estado de regulación biológica que nos hace sentir bien; no estamos bien ni mal (no nos quejamos) y que sirve para mantener el equilibrio interno en un estado estable.

A las amebas no les gusta el frio o el calor extremo, o los ambientes demasiado ácidos o alcalinos de forma similar a los seres humanos, que escapamos del dolor y buscamos el placer.

El nivel de regulación homeostática puede tener varios niveles: a) metabólico, si hay equilibrio entre señales químicas; b) reflejos básicos, como el reflejo de sobresalto, que es una respuesta a un ruido; c) sistema inmune; d) el comportamiento de dolor y placer; e) instintos y motivaciones, como cuando se activa el hipotálamo cuando tenemos hambre; f) las emociones, como alegría, pena etc y, finalmente, g) los sentimientos.

Definiendo las emociones

emociones y pensamientosEl sistema microbiota-intestino-cerebro es lo que nos hace sentir las emociones a través del cuerpo, con una miríada de microrganismos que, indirectamente, pueden llegar a alterar la homeostasis cerebral. Todo está conectado, vísceras y cerebro, y esta conexión puede ir en dos direcciones: cerebro-intestino o intestino-cerebro. Como hemos dicho antes con el estrés crónico o agudo, aumentan los factores inflamatorios (citoquinas) y la flora bacteriana cambia. Sin esa gran cantidad de aliados bacterianos moriríamos. Cuando estamos en una situación de estrés, tenemos un nivel alto de cortisol, la barrera impermeable de bacterias se deteriora y si hay contacto con la sangre, puede ser el origen de varias enfermedades autoinmunes. Por prevenir eso, es fundamental la alimentación mediterránea, el deporte y una buena gestión del estrés a través de la inteligencia emocional (gestión de nuestras emociones). La ansiedad y la depresión, entre otras patologías tienen su origen en un porcentaje nada desdeñable en el “segundo cerebro” y en la microbiota.

El sistema entérico, o también llamado segundo cerebro, es aquel tubo intestinal formado por cien millones de neuronas que comunican con el cerebro, por eso la emoción es algo visceral, no se puede explicar, se interpreta en el cerebro como ansiedad, ira, culpa, etc. El intestino tiene dos plexos, y los dos tienen millones de neuronas. El nervio vago conecta al cerebro con el sistema entérico (desde es cerebro hasta los genitales), para producir respuestas emocionales inmediatas, primero es gastrointestinal y luego con síntomas físicos como taquicardia etc.

La importancia de los marcadores somaticos

marcador somaticoEl cerebro tiene marcadores somáticos, o sea zonas del cerebro que “leen” o informan al cerebro acerca de lo que ocurre en las vísceras abdominales a través del nervio vago, el sistema hormonal, y el sistema nervioso autónomo. Cada una de estas zonas está especializada en detectar varios tipos de emociones.

Uno de los marcadores somáticos es la corteza cingulada anterior, y un daño en esta zona provoca alexitimia, o sea ceguera para las emociones. Cuando sentimos miedo, lo que pasa por vía cerebral es que nos enteramos de que algo pasa: se desestabiliza la homeostasis, se entera la corteza sensorial, evaluamos el estímulo, se activa la amígdala, hay un disparo de hormonas, se siente la emoción del miedo y la amígdala envía una señal al hipotálamo para que se prepare a una respuesta, que es escapar, luchar o quedarse congelado. La amígdala tiene varios núcleos y si la estimulamos, por ejemplo, durante una cirugía cerebral el paciente siente miedo. Algunas epilepsias amigdalinas tienen como correlato emocional ataques de pánico o ansiedad, sin embargo, una agenesia o lesión amgidalina puede cursar con una ausencia completa de miedo, lo cual es poco adaptativo. La psicoterapia consigue “calmar” (menor metabolismo medido mediante técnicas de neuroimagen de medicina nuclear) las amgídalas cerebrales, tomando de nuevo el control la corteza prefrontal. Los marcadores somaticos se enteran de lo que pasa en el cuerpo a través del nervio vago.

La ínsula anterior, si es estimulada, suele provocar la emoción del asco, que puede ser asco aprendido, pero también puede ser instintivo, como cuando vemos algo sucio y asqueroso. Esta zona cerebral contiene casi 200.000 neuronas de Von Economo, unas neuronas especiales de tipo fusiforme (alargadas como hilos), que contienen receptores para la dopamina (vinculada al orgasmo, entre otras respuestas), serotonina (felicidad y bienestar) y vasopresina (vinculada a la monogamia). Algunas personas, cuando envejecen sufren demencias frontotemporales que cursan con problemas de memoria y otras funciones cognitivas, pero sobre todo con alteración de la empatía (teoría de la mente) y a veces cursan con hipersexualidad y conductas antisociales y psicopáticas. La autopsia cerebral de estas personas revela una pérdida importante de neuronas en von enconomo en ínsula, giro cingulado anterior y área 9 de Brodmann. Una lesión en el marcador somático como la corteza orbitofronal puede impedir a los pacientes sentir emociones, dolor, culpa o placer. Esta zona es la sede de la moral, de la ética, la persona pierde la empatía y no entiende a los demás. Otro marcador somático muy vinculado a la depresión mayor es la zona subgenual (área 25 de Brodmann), situada debajo de la rodilla (genu) del cuerpo calloso.

Las emociones son fundamentales para tomar decisiones y para el proceso de aprendizaje-memoria. Los recuerdos a largo plazo los tenemos gracias a las emociones (“me acuerdo de eso porque fué un dia especial, o pasó algo extraordinario”).

El sentimiento es la percepción de un estado del cuerpo interpretado por la corteza prefrontal, siendo las emociones sensaciones somáticas. Las emociones son lo que nos permite de entendernos y comprender también a los demás (inteligencia emocional).

Aprender a conocer las emociones

Las emociones están muy presentes de la vida del individuo, por eso es importante aprender a conocerlas y saber cómo gestionarlas, porque las emociones afectan a otras habilidades humanas, como pensar, solucionar problemas o tomar decisiones, de modo que si estamos llenos de emociones positivas, será más fácil obtener algo positivo como consecuencia de nuestros comportamientos, porque por ejemplo dos personas con las mismas habilidades pueden tener diferentes niveles de éxitos y eso depende de la emoción que cada uno de ellos lleva cuando actúa (uno puede aburrirte y otro emocionarte con sus actos o palabras).

Hay relación entre las habilidades emocionales y el compromiso

emociones y compromiso“Delante de un grupo de niños de cuatro años de edad se colocó una golosina que podían comer, pero se les explicó que si esperaban veinte minutos para hacerlo, entonces conseguirían dos golosinas. Doce años después se demostró que aquellos pequeños que habían exhibido el autocontrol emocional necesario para refrenar la tentación en aras de un beneficio mayor eran más competentes socialmente, más emprendedores y más capaces de afrontar las frustraciones de la vida”.

Hay muchas pruebas de que las emociones pueden jugar un papel determinante en la vida de una persona, por ejemplo, el optimista pone la causa de sus fracasos en algo que puede cambiar, el pesimista se echa la culpa a sí mismo, atribuyéndola a una característica personal que no se puede cambiar. En  un estudio sobre los vendedores de seguros se observó que los optimistas vendían un 37% más que los pesimistas, por eso, es bueno direccionar las emociones hasta nuestros objetivos sin perderlos de vista, porque las emociones tiene la posibilidad de dar fuerza a nuestros esfuerzos.

Si no gestionamos bien las emociones, sobre todo las negativas, no podremos fácilmente conseguir nuestras tareas cotidianas, como concentrarse, recordar, aprender y tomar decisiones. En el caso de la aeronáutica, se estima que el 80% de los accidentes aéreos responde a errores del piloto. Como bien saben en los programas de entrenamiento de pilotos, muchas catástrofes se pueden evitar si se cuenta con una tripulación emocionalmente apta, que sepa comunicarse, trabajar en equipo, colaborar y controlar sus arrebatos.

En la sociedad actual sobran los líderes autoritarios, la herramienta que requiere ser líder es la persuasión hacia los trabajadores para obtener una mayor cohesión interna, para obtener más éxito, y la inteligencia emocional permite desarrollar buenas relaciones sociales.

Raúl Espert & Laura Xerra

Raúl Espert & Laura Xerra

Neuropsicólogo & psicóloga

La psicóloga Laura Xerra ha realizado este artículo inspirada en las charlas y experiencias del neuropsicólogo Raúl Espert, que ha supervisado la elaboración del artículo.

 

logo-psicologia-comunicacion